Municipios Viral

Sacerdote negaba el Covid-19, se contagia y ‘sorpresivamente’ pide cuidarse

Daniel Moreno

Tarimoro.- “El coronavirus es solamente negocio de ricos […] es clara la estrategia para que unos pocos se hagan millonarios”; así eran algunas de las frases del sacerdote Alfredo Gallegos… hasta hace un mes que contrajo la enfermedad y sus discursos cambiaron radicalmente.

Hace un año, el pasado 18 de marzo del 2020 durante la fiesta de fray José Pérez en Cacalote, comunidad de Tarimoro, el sacerdote Alfredo Gallegos —también conocido como ‘Padre Pistolas’— dudaba del coronavirus e invitaba a los ciudadanos a no hacer mucho caso de las restricciones que sugirieron autoridades.

Durante una celebración eucarística el ‘Padre Pistolas’ señaló que esto del coronavirus era solamente “negocio de los ricos y de los poderosos”, que “igual como hicieron con la influenza en el 2009, la razón fue para inventar y vender una vacuna que era pura agua para sacar dinero” y con el coronavirus estaban haciendo lo mismo, por lo que, a su decir, “era clara la estrategia para que unos pocos se hicieran millonarios”.

Alfredo Gallegos, en ese momento, señalaba que el peligro había pasado porque la pandemia en China había terminado y en Guanajuato solamente había “un par de ancianos que habían llegado de Italia”, por lo que para evitar contagios estaban aislados desafiando algunas de las restricciones impuestas por las autoridades.

“Ahora salieron con eso del coronavirus. Aquí no hay ni un enfermo, puro sospechoso, en Guanajuato sólo una pareja de viejitos, ¿que si va  haber misa?  A mí me vale madre yo voy a celebrar misa para que se acabe la enfermedad”.

El sacerdote también dijo que para matar al coronavirus “bastaba con hacer ejercicio”, pues, dijo, con que la gente se saliera a correr y elevara la temperatura a 30 grados, “se salían todos los microbios”, incluyendo el coronavirus y remató diciendo que “esa enfermedad solo se les pega a huevones que se la pasan aplastados”.

‘Cae más pronto un hablador’…

Sin embargo, a principios de este año, el propio Alfredo Gallegos contrajo el virus que lo hizo bajar de peso y ser hospitalizado unos pocos días en Morelia.

Así que para el pasado 18 de marzo, con motivo de la fiesta a fray José Pérez —que fue cancelada por la contingencia—, por medio de redes sociales, el Padre Pistolas pidió a los fieles acatar medidas sanitarias y orar para que pronto acabe la enfermedad, agradeciendo a los creyentes el interés por acudir a misa en Cacalote.

“Me pegó coronavirus; ya tengo un mes que me alivié. Autoridades civiles y eclesiásticas no nos dejaron hacer la peregrinación porque no quieren que se junten más de 10 personas. Vamos a pedir por las victimas de coronavirus, van 22 padres de los 500 que somos aquí en Michoacán y Guanajuato… esa chingadera, esperemos en Dios, que el año que entra ya no exista (sic)”. 

Aprovechando la ocasión, Alfredo Gallegos pidió a los dirigentes de los partidos políticos que “no pongan a tanto político ratero”.

ndr

Otras noticias