Apurar las medidas de prevención contra la COVID-19

Qué hacer: “1.- Un millón de pruebas a la semana, como sucede en otros países. 2.- Fomentar el uso masivo de cubrebocas en todos lados. 3. Que no tiemble la mano para volver a confinar, porque aquí no hay rebrote, es la misma primera ola de contagios, pero lo más peligroso, como en Europa, vendrá en noviembre y diciembre”. (José Ángel Córdova Villalobos, ex secretario de Salud federal)

La administración pública en los tres órdenes de gobierno, luego de siete meses de experiencia, sujetos a un proceso de aprendizaje por medio del ensayo y error, deben actuar de manera más responsables y sin el  sacrificio de vidas, pues lo que se participa que vendrá no es para precisamente asustar a las personas, es para superar el “hartazgo” y terminar con el relajamiento de los gobernados con la finalidad de evitar un invierno duro y complejo, si se cumplen los pronósticos realizados sobre la base del aumento de los contagios y muertos, como pasa en el estado de Guanajuato.

En octubre nos ha estado lloviendo sobre mojado, al grado de producir en el ánimo de la población una serie de temores, recreando una “alarma” generalizada de que en los próximos meses habrá una segunda oleada de contagios y muertos provocados por el coronavirus Sars-Cov2 mientras los gobiernos valoran política y económicamente si es viable cambiar los colores de sus semáforos epidemiológicos o reaccionar hasta que las camas de los hospitales se ocupen con un número determinado de enfermos de Covid -19.

Por primera ocasión desde la aparición del coronavirus en los terrenos del panista Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, ante el incremento de los contagios y decesos que amenazan con rebrote, el secretario de Salud de la entidad, Daniel Díaz Martínez, anunció una “medida directa” a los guanajuatenses para romper las cadenas de las enfermedad: el “cierre de panteones en los 46 municipios”, aunque el galeno indicó que el color del semáforo estatal seguiría en Amarillo, como desde el 5 de octubre, hasta el primero de noviembre cuando inicie el penúltimo mes de 2020

El anuncio del Gobierno de la entidad vía el encargado de Salud Pública se da cuando el cantidad de contagiados superaban los 48 mil, y las  defunciones más de 3 mil 210 con techo nacional superior a 880 mil 775 contagios y 88 mil 312 decesos. Este viernes, además del anuncio que “afectará” las actividades normales por el Día de Muertos, adelantó: “estamos al límite de regresar al color Naranja” por ello invitó a la población de que no se relaje y mantenga las medidas sanitarias con el fin de evitar un repunte.

El pasado 2 de octubre en que Díaz Martínez, anunció que cambió el semáforo estatal al amarillo, se hizo sobre las bases: la “disminución de los muertos, el uso de los ventiladores IRAG (Infecciones Respiratorias Agudas Agraves), la ocupación y disponibilidad de camas hospitalarias en la entidad”. Ese día comentó que el color “es Amarrillo y no Verde”. Aunque la tendencia de movilidad de la enfermedad se fue modificando desde entonces hacia al alza, el doctor no informó este 23 de octubre qué medidas fallaron en la entidad, porque si no detectan los errores… permanecerán.

Cuando se hace urgente el cambio de actitud de parte de gobernantes y gobernados a fin de responder al problema que sigue creciendo en la entidad, incluso cubriendo con sombras otras cuestiones en Guanajuato como los problemas de salud diferentes, entrega de medicamentos,  la educación, la inseguridad e impunidad hasta las elecciones, se hace necesario que el gobernador Sinhue Rodríguez, sea quien ejemplifique el nuevo comportamiento para el ejercicio público.

¿Qué se cocina para noviembre?

Rotas las ilusiones para la producción, distribución y aplicación de una vacuna en lo inmediato, utilizada cual promesa de campaña electoral dentro de la pandemia y confinamiento, la apuesta -ahora sí- es la prevención con las medidas de higiene o sanitarias, cuando la invitación a quedarse en casa, toma de una sana distancia, el uso del cubrebocas, lavarse las manos constantemente, etc., no están arraigadas en la gente sino que también traen una anti propaganda reglada por la clase política “infalible” que se exhibe sin cubrebocas.

La administración pública en los tres órdenes de gobierno, luego de siete meses de experiencia, sujetos a un proceso de aprendizaje por medio del ensayo y error, deben actuar de manera más responsables y sin el  sacrificio de vidas, pues lo que se participa que vendrá no es para precisamente asustar a las personas, es para superar el “hartazgo” y terminar con el relajamiento de los gobernados con la finalidad de evitar un invierno duro y complejo, si se cumplen los pronósticos realizados sobre la base del aumento de los contagios y muertos, como pasa en el estado de Guanajuato.

El anuncio le correspondió hacerlo el jueves pasado al director general de Epidemiología de la Secretaría de Salud (SSA), José Luis Alomía Zegarra, quien se confesó públicamente, descubriendo que 6 de las 32 entidades federativas, presentaban una “tendencia ascendente” en la ocurrencia de casos de Covid-19 y tenían tipologías de lo que “en su momento pueden considerarse como un rebrote”. Antes del pregón, el estado de Chihuahua, gobernado por el panista Javier Corral Jurado, fue el primero en volver al color rojo.

Al siguiente día, el zar anti Covid -19, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la SSA, Hugo López-Gatell Ramírez, subió la cifra al informar que en México como en otros países hay signos ya del inicio de “un rebrote” de la enfermedad, señaló las ocho entidades con esas características: Chihuahua, Coahuila, Durango, Zacatecas, Nuevo León, Aguascalientes, Querétaro y Guerrero y aprovechó para pedirle a sus pobladores: “no salir a la vía pública si no es necesario”. 

Vino el diagnóstico de López-Gatell Ramírez: “Tenemos un cambio en la trayectoria, ya no sólo en la magnitud o intensidad con la que va reduciendo, sino también en la curva epidémica. Las consecuencias, el riesgo de contagio del Covid es más alto y por tanto hay que retornar a medidas de control general –semejantes- a cuando se tenían etapas previas de la epidemia”. Aunque no estaba en las cifras de conferencias de la Federación, Guanajuato presentaba la tendencia al alza, que se venía produciendo desde el acceso a zona amarilla.

Para el próximo mes ninguna autoridad en el territorio mexicano podrá justificarse con los errores de sus gobernados ni siquiera de las partes de la sociedad, porque ya acumuló experiencia, compiló información y resultados de investigaciones, nacional e internacional; además, sabe que las varitas mágicas que fueron emergiendo en la Pandemia de igual forma se han apagado. Se requiere capacidad de decisión porque no se puede estar a la distancia esperando que todo funcione sin mancharse.

“Quédate en Casa” aunque sea un eslogan con rasgo imperativo, si se necesita, se debe usar. Los gobiernos, aunque sean de partidos opuestos, están obligados en encarar juntos la pandemia que se espera dentro de poco de un mes con “repuntes sin límites y posiblemente sin control”. Es hora de hacerle caso –pelar- desde los gobiernos, fábricas, comercios, camiones urbanos, tianguis y sobre todo entre la población de jóvenes las medidas sanitarias que son escudos para la preservación de la salud, no hay más.