Cuca Domínguez / Daniel Moreno

Salamanca / Salvatierra.- De acuerdo al Director de Protección Civil, Candelario Cú Gutiérrez, el nivel del agua del Río Lerma que atraviesa en Salamanca, en este momento, no representa ningún riesgo para las zonas habitadas, sin embargo, en su paso por Salvatierra, se encuentra al límite de su capacidad y en algunos puntos ya hay desbordes, así lo mencionó Héctor Altamira, titular de Protección Civil de este municipio.

Lo anterior, luego de que la Comisión Nacional del Agua está haciendo desfogues controlados de 100 metros cúbicos por segundo de las presas que han alcanzado su máximo nivel de almacenamiento.

Director de Protección Civil, Candelario Cú Gutiérrez

Hasta la mañana de este domingo el Río Lerma en Salamanca tenía un metro de altura, es decir niveles bajos, ya que el nivel máximo es de 5.6 metros, por lo que apenas está en un 20 por ciento de su capacidad.

Candelario Cú descartó que haya algún punto de riesgo y de haberlo, aseguró, será notificado con tiempo a las personas que habitan en zonas cercanas al Lerma.

Por su parte, la alcaldesa Beatriz Hernández Cruz, destacó que para mantener los drenes y canales se realizó un trabajo de mantenimiento con el Distrito de Riego 011, el módulo de riego Salamanca y los ciudadanos para limpiar drenes y canales, que tenían mucho tiempo sin atención.

Afectaciones leves en Salvatierra

Río Lerma en Salvatierra

Por otro lado, en Salvatierra, Héctor Altamira dijo que el agua que conduce el Río Lerma está dentro de los límites ordinarios, pero existe el pendiente que pueda haber desborde a la altura de La Quemada, donde se junta el dren Tarimoro.

El funcionario reconoció que el sábado hubo un encharcamiento de unos 30 centímetros que afecto la carretera a la altura de La Quemada debido a una filtración, allí el agua también inundo campos de cultivo, en la parte alta se clausuró el puente peatonal a la altura de Palo Blanco ya en los límites con Acámbaro y en la zona urbana se está considerando clausurar el paso del Puente Batanes.

El director recomendó a la población tener cuidado al acercarse a ver el Río, de preferencia no hacerlo, y tener listos documentos importantes a la mano, sobre todo en comunidades como: Los Negros, La Quemada, La Luz, La Magdalena y a la orilla del dren, ya que se les podría pedir evacuar de emergencia.

El guardián del nivel del Río Lerma

Él es Remigio Acosta Cárdenas, un hombre de 65 años de edad, quien durante 45 años ha sido el encargado de medir la cantidad y la velocidad con la que pasa el agua por el Río Lerma.

Todos los días a las 7 de la mañana se sube a la canastilla para atravesar el río y cada 2 metros calcular los metros cúbicos que en ese momento pasan por Salamanca.

De acuerdo a la medición de este domingo, el Río Lerma tiene una altura de 2.90 metros, y lleva alrededor de 100 metros cúbicos por segundo, sin embargo, este cauce puede conducir agua hasta con 6.50 metros de altura, por lo que en este momento no tiene ni la mitad de su capacidad.

 “La gente se alarma porque no ve seguido el Río Lerma con esta cantidad de agua, por lo menos en 4 años no se había visto esta cantidad de agua pasar”.

 El aforador dijo que está pensionado desde el año 2006, pero sigue apoyando a la CONAGUA a través de un convenio, por ello, tiene a su cargo el molinete, que mide la velocidad del agua.

“Con un cable lo metemos al agua, trae una chicharra que cada vuelta pita, y con ello inicia la medición, que depende de las revoluciones que da, es el reporte que se hace diario. Aparte del reporte hidrométrico, también hace los reportes climatológicos”, precisó.

 En sus 45 años de trabajo como aforador, asegura que nunca le ha tocado ver el río al cien por cien por ciento de su capacidad a su paso por la zona centro.

En las inundaciones del año 2004, dijo que lo máximo que subió fue a 5.80 metros, si acaso 6.10, pero no llega a su totalidad, aunque sí causa problemas en las partes más bajas, pero en su paso por el centro no, tal vez más abajo, a la altura de las colonias Las Estancias y Las Arboledas.

Don Remigio aseguró que sí le gusta su trabajo, pues ha sido su vida después de pensionarse. “he tenido cursos en México, Guadalajara y Celaya, relacionado con este tema”, por lo que dijo, está capacitado para seguir siendo el guardián del nivel del Río Lerma.

MD