Jazmín Castro

León.- Un árbol se plantó en el jardín de la Escuela Primaria ‘Juan B. Diosdado’, en memoria del director Mario Sebastián Crespo Rea, quien perdió en diciembre del 2020 la lucha contra la covid-19.

El delegado de la región III de la SEG en León, Fernando Trujillo, así como sus compañeros de trabajo y su la viuda, María Isabel Alcocer Hernández, en compañía de sus tres hijas, Alba Rosa de 26 años, Aurora del Refugio de 22 años y Ángeles de San Juana Crespo Alcocer de 15 años, recordaron con amor y cariño a su padre, además orgullosas por la entrega y pasión que durante 38 años le puso a su profesión.

La mañana del viernes, en la escuela ubicada en el fraccionamiento Hidalgo, también develaron una placa en su honor por su trayectoria como docente, pero más allá de eso por la dedicación al formar a cientos de estudiantes en su paso por las aulas.

Coinciden en que el profesor será recordado por su entusiasmo, compromiso y entrega a su labor, donde motivo y contagio la sed de formar jóvenes educados, con aspiraciones y sobre todo con valores.

Víctima del contagio

Sin embargo, en noviembre del año pasado comenzó a sentirse mal, su cuerpo lo alertó de que algo no estaba bien y acudió al ISSSTE, donde su oxigenación no rebasaba el 80% de saturación, pero lo regresaron a casa porque “no tenía el virus”.

Aunque los siguientes días fueron a peor, optaron por llevarlo a un médico particular que le informó que contaba con coronavirus y su caso era urgente de atenderse.

Finalmente, el virus ya había hecho lo suyo, y a los pocos días el profesor fue intubado y luego falleció a consecuencia de todas las complicaciones que provocó la enfermedad.

Pero a unos meses de su muerte, una placa en su escuela y un árbol serán parte del legado de una trayectoria impecable, donde los estudiantes podrán decir que ahí está el recuerdo de un docente entusiasta, comprometido y sobre todo, entregado a su noble profesión.