Nayeli García

Irapuato.- Hay personas que se convierten en personajes entrañables en la cultura de una sociedad y pese al paso de los años quedan en la memoria y en los corazones de todo un pueblo que los adopta como parte de su historia; así sucedió con Don Jesús, ‘el señor de las bolsas negras y los zapatos de cartón’, cuyo recuerdo fue inmortalizado un mural frente de la Central de Abastos.

El Instituto Municipal de Cultura, Arte y Recreación (IMCAR) con apoyo de David Gómez (Kaos) y Don Mos, realizaron un homenaje a este personaje de la ciudad a dos años de su fallecimiento, justo en el lugar en donde el 30 de noviembre del 2018 fue atropellado por un camión de la Ruta 28.

El Mural es una réplica de aquel grafiti que fue pintado por los mismos artistas hace muchos años en la esquina de Sóstenes Rocha y la calle Terán en honor a Don Jesús, y que fue destruido, pero copiado por varias personas que veían en él un verdadero personaje irapuatense.

A él se le veía caminar diariamente por el Centro Histórico vestido con bolsas negras y con zapatos de cartón, dormía en donde le agarraba la noche; no le gustaba recibir limosnas y tampoco le gustaba que le tomaran fotografías, pues solía cubrirse el rostro cuando alguien se acercaba, algunos consiguieron capturar una imagen suya y los más afortunados captaron su sonrisa, amable e inocente.

Su vida fue un misterio, se decía que había sido un hombre rico que fue despojado de su dinero por el gobierno y por ello había perdido la razón y decidió vagar por la ciudad, o que había amado tanto a una mujer que ante su rechazo quedó sumido en su propio mundo.

“Yo estoy bien”, eran las palabras que decía Don Jesús a sus familiares cuando le ofrecían regresar a casa, pero él quería vivir en las calles, vivir sus ratos de lucidez sólo y vivir en su mente, y que ahora fue plasmado en un mural para nunca ser olvidado.

EZM