Fernando Velázquez

León.- La presidenta de la Federación Mexicana de Asociaciones Turísticas (Fematur) filial Guanajuato, Lilián Cerrillo de la Cruz, consideró necesario revisar las fechas para llevar a cabo futuras ediciones de la Feria de Verano, pues reconoció que este año se hizo en una época donde hay gastos relacionados con la escuela y en la que también muchos leoneses salen de la ciudad. 

En entrevista, apuntó que la ciudad requiere más eventos de este tipo porque aumenta la afluencia de visitantes y la derrama económica en el sector turismo y de servicios.

Sin embargo, apuntó que tras la realización de su primera edición, debería hacerse un análisis sobre cómo se puede mejorar la Feria de Verano, y sobre todo, atraer a más visitantes al municipio.

Fotos: Cristina Muñoz

“Creo que deberíamos hacer un análisis a fondo de cuál es el beneficio que se obtuvo con esta, tal vez hacer algunas modificaciones en cuanto a los costos, los accesos, la disponibilidad, la fecha, a lo mejor que se junte con algún otro evento que tengamos cercano para tener una afluencia cautiva. Yo creo que sí es necesario que hagamos un análisis exhaustivo, pero sin duda tener más eventos como este pues nos dan pauta a que tengamos más visitantes y mejores afluencias”, dijo.

La presidenta de la Fematur capítulo Guanajuato añadió que la expectativa es que al cierre del año en el estado se cierre con una ocupación hotelera promedio que ronde entre el 27 y 28 por ciento, cifra que sería superior a la obtenida en el 2020 que fue del 18 por ciento, según el Observatorio Turístico del Estado.

Durante el transcurso de la Feria de Verano que prometía ayudar a reactivar la economía, fueron muy pocos los momentos en que se registró una buena afluencia y la mayoría de los comerciantes tuvieron que aceptar las ventas que nunca terminaron de repuntar.

Ni siquiera la gratuidad en la entrada logró atraer la atención de los leoneses y los visitantes foráneos, si bien en el primer día de entrada gratuita la sociedad en general no desairó la oferta, por lo menos en el transcurso de la tarde. La oferta no siguió dando los resultados deseados.

Fue el sábado 10 de julio cuando esta oferta tuvo un buen impacto, ya que desde su inauguración a la fecha no se habían visto  niveles tan altos de visitantes, e incluso se registró tráfico vehicular por el bulevar Adolfo López Mateos y Calzada de los Héroes.

Fue a cinco días que concluyera este evento cuando las expectativas del Patronato de la Feria Estatal de León se desmoronan, pues de los 1.5 millones de visitantes que esperaban para el evento, solo se había cumplido con poco más de la tercera parte.

Miles se vuelcan a la feria en su último día

En su último día, la Feria de Verano cerró con broche de oro, y miles de visitantes llegaron a la zona de juegos, comida, Poliforum y otros pabellones.Lo que no ocurrió en 22 días, pasó este domingo, y es que por más que se aguantaron, cientos de leoneses salieron de sus hogares para llegar al Distrito León MX.

Ocurrió lo que tanto esperaron los organizadores y bajo la ‘Magia de reencontrarnos’, los ciudadanos hicieron fila para entrar de manera gratuita al recinto ferial.

Al ingreso seguían unos apresurados protocolos sanitarios, rápidamente gel en las manos y después la toma de temperatura, brincando de un brazo a otro en segundos.

Por la tarde, familias enteras, parejas, grupos de amigos, llegaban a la Feria de Verano, y la atmosfera parecía diferente con tantos visitantes llega lo que esperaban ventas, recuperación económica.

Sin embargo, no todo fue sonrisas pues por la tarde una fuerte lluvia cayó en algunas zonas de la ciudad zapatera. Así que en las inmediaciones del Distrito MX no fueron la excepción, y poco a poco la gente se resguardo en donde pudo, mientras que otros se retiraron. La celebración que duró del 02 al 25 de julio, parecía que cerraba con poca a fluencia, bajas ventas y en un día lluvioso.

Pero fue una racha de 20 minutos y al filo de las 6:30 de la tarde, nuevamente los visitantes aglomeraron las entradas, Poliforum en sus pasillos tenía lo que casi en la fiesta de enero, una marea de personas, viendo los productos, comprando comida o recuerdos de esta edición veraniega.

Los juegos fue otro de los atractivos que lucieron abarrotados, sobre todo por los jóvenes, así como las áreas de comida rápida; no obstante, los nuevos espacios de restaurantes no corrieron con la misma suerte, ahí los precios son mucho más elevados.

Así entre espectáculos de lucha libre, música, la tradicional ‘carreta loca’ que recorre la Feria, los nuevos espacios y los mismos vendedores, además de la comida tradicional con los ‘huararches’, es como cerró la edición de verano, donde autoridades apostaron por la reactivación económica.

(Jazmín Castro)