Revancha en el Cereso

Foto: Onofre Lujano

Una década después, David ‘Tyson’ Parrales y Giovany Gómez se verán de nuevo las caras

Onofre Lujano

ACÁMBARO, Gto.- El boxeador acambarense, David  ‘Tyson’  Parrales, ingresará al Cereso de Pénjamo para darle la revancha, una década después, al interno Giovany Gómez Nájera, en combate pactado para el próximo 26 de septiembre.

Foto: Onofre Lujano
David ‘Tyson’ Parrales. Foto: Onofre Lujano

Después de 10 años,‘Tyson’ Parrales y Gómez Nájera se volverán a ver las caras en el mismo Centro de Readaptación Social, donde el acambarense buscará un segundo triunfo ante el ahora experimentado recluso.

En aquella ocasión, Giovany Gómez ostentaba la aureola de invicto, sin embargo Parrales, quien es boxeador profesional, lo noqueó con un gancho al hígado, en el tercer episodio en una pelea que estaba muy pareja hasta  aquel momento.

Después de esa pelea nadie más ha vencido a Gómez Nájera. Ha tenido una serie de 30  victorias, y dado que su récord se encuentra ‘manchado’ por esa derrota, pidió a través de la Comisión de Boxeo en el Estado de Guanajuato, que preside el celayense  Juan Barrientos para que se lograra la ansiada revancha.

Función formal

Con las facilidades que ha dado el director del Cereso, Miguel Ángel Flores, quien ha promovido el deporte entre los internos, se logró concretar una función formal, avalada por la Comisión Estatal de Boxeo.

En la cartelera además participarán José Padilla (mosca) y Miguel Hernández (pluma), peleadores de la cuadrilla de ‘Tyson’ Parrales, así como otros pugilistas provenientes del municipio de León. Renato López, uno de los organizadores, informó también que la función servirá de marco para un homenaje al médico de ring, Marco Antonio Durán, por sus 35 años de labor protegiendo a los boxeadores arriba y abajo del cuadrilátero en Acámbaro y otras ciudades de la región.

SE PREPARA A CONCIENCIA

El boxeador David ‘Tyson’ Parrales, consideró que la pelea contra Gómez Nájera, será muy emotiva porque el interno quiere el desquite, “pero nos hemos preparado muy a conciencia, entrenando cinco horas diarias; primero corriendo en los cerros de la comunidad de Tócuaro, de Acámbaro, por la mañana y regresamos a las 2 de la tarde para hacer trabajo de aparatos cardio vasculares, después a las seis de la tarde pegamos a los aparatos como costal, peras fija y loca, y cerramos con las cuerdas y abdominales”, explicó. “Mi contrincante será apoyado por su gente, pero eso de ninguna manera nos preocupa porque vamos a hacer un trabajo de  habilidad, arriba del ring, confiamos en que lo que estamos trabajando nos dará el triunfo”, finalizó el pugilista.