Uno de los principales mecanismos a los que ha estado apostando el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (SAPAL) para amortiguar la carencia del vital líquido en el antiguo Valle de Señora, que hoy alberga a la ciudad más poblada de Guanajuato, es el tratamiento de las aguas residuales y su destino a tareas productivas. Su uso en la industria y el comercio resulta esencial para que el agua obtenida en pozos y otros medios se utilice en el abasto a la población y a la vez disminuya el estrés hídrico en la zona.

Esta semana la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, que preside Enrique Aranda Anaya, se ha sumado al esfuerzo con la firma de un convenio para incentivar el reuso de agua. En una reunión de trabajo con SAPAL, representantes de más de 120 constructoras tuvieron la oportunidad de conocer el programa de uso de aguas tratadas de la paramunicipal, que ya abastece a 211 clientes de León con 139 pipas en 8 puntos de carga en el municipio, además de que ya existen tendidos de las llamadas líneas moradas, que llevan directamente agua de las plantas tratadoras a hogares en algunos fraccionamiento y empresas.

El director de SAPAL, Enrique De Haro Maldonado, mostró la mayor ventaja del consumo del agua tratada a los constructores leoneses en sus proyectos, el costo. Sucede que un metro cúbico de agua tratada cuesta $9.53 pesos, mientras que uno de agua potable es de 29 pesos. La calidad del agua tratada cumple con la norma mexicana NOM-003- SMARNAT-1997, que establece los límites máximos permisibles de contaminantes en aguas residuales tratadas para procesos industriales y riegos de zonas verdes. El ahorro es para la empresa, pero también para la ciudad que dispondrá de más agua potable para la población.

No hay que olvidar que la participación del sector constructor en este tipo de programas de ahorro de agua es esencial. En él coinciden actividades económicas de 30 ramas de la industria.

De Haro Maldonado, tiene en claro que mientras son peras o manzanas con la Presa de El Zapotillo, otra de las rutas a transitar es ampliar el uso del agua tratada. El otro tema, en el cual se trabaja a marchas forzadas es en la modernización y tratamiento de la red de distribución, donde deben evitarse fugas que merman la posibilidad de que más familias tengan agua en sus hogares.

Por ahora, uno de los encargos prioritarios del Consejo de SAPAL, precisa, es que el sector privado se involucre más y más en este tipo de abasto.

AVISO DE OCASIÓN

La llegada del Hotel Quinta Real a Guanajuato Capital, anunciado con bombo y platillo ayer por el alcalde de la ciudad, Alejandro Navarro, muestra que deberá revolucionar el sector de comercio y servicios en la vieja ciudad de plata. No hay de otra, la capital tiene la oportunidad de atraer un turismo de mayor capacidad económica, tiene atractivos para ello, pero debe mejorarse lo que se tiene.

Vienen más inversiones. Se habla del Rosewood, ya asentado en San Miguel de Allende. La tarea implicará también que otros proyectos avancen, como espacios de estacionamiento que no ahoguen el centro de la urbe o se mejoren los espacios de visita, uno de ellos el Museo de las Momias, que no requiere mano de gato, sino uno nuevo y en el que se camina.

Es curioso cómo los detractores protegen sectores que no aportan mucho al resto de la comunidad, o ponen por delante sus propios prejuicios sin un mejor atisbo de que el futuro de las sociedades se construye a partir de economías más eficientes y justas.