Luego de ocho meses las autoridades municipales entregaron los trabajos de restauración de los Templos de San Diego y de Pardo

Alejandro Sandoval

Guanajuato.- Luego de 8 meses culminaron las obras de restauración de los templos de San Diego y de Pardo en Guanajuato Capital.

Para la restauración se invirtieron 1.5 millones de pesos. Recursos aportados por el gobierno del estado, municipio y los ciudadanos. Los proyectos trabajos fueron encabezados por la Asociación Guanajuato Patrimonio de la Humanidad.

Miguel Ángel Ibarra, director de proyectos de la asociación, destacó que los edificios religiosos carecen de un mantenimiento constante; lo que provoque que se deterioren, sobre todo por la humedad.

Lee también: INAH da 48 horas para entregar el proyecto de la rueda de la fortuna en Guanajuato

Restauración del Templo de San Diego
Restauración del Templo de San Diego Foto: Alejandro Sandoval

“Estos recintos son parte de la riqueza que nos hace patrimonio cultural de la humanidad, desde 1988, estas obras son gracias al trabajo en conjunto con el Gobierno del Estado de Guanajuato y la Asociación Guanajuato Patrimonio de la Humanidad”, dijo el alcalde Alejandro Navarro Saldaña.

El presidente municipal señaló que estos templos forman parte además de la historia de la ciudad, de la vida diaria de los capitalinos, por lo que deben de ser preservados y protegidos. Claro que con el apoyo del gobierno estatal ante el recorte de recursos federales.

Un desastre en el Templo de San Diego

El director de proyectos de la Asociación Guanajuato Patrimonio de la Humanidad, comentó que en el caso del templo de San Diego al llegar a la azotea se dieron cuenta de que era un desastre.

Restauración del Templo de San Diego
Restauración del Templo de San Diego Foto: Alejandro Sandoval

En el lugar intervinieron la cúpula por estrados de la sacristía que tenía mucho deterioro, donde la capacidad mecánica de los materiales se había perdido.

“Sin mantenimiento, el agua es el peor enemigo de cualquier construcción, de las antiguas y las nuevas”, explicó.

En la capilla del Señor de Burgos intervinieron la ventana lateral por la calle Alonso, con un aplanado. Mientras que en la capilla de la Purísima Concepción trabajaron en la azotea y la Cruz de la Veleta que estaba a punto de caerse.

La obra, que duró 8 meses, tuvo un costo de 800 mil pesos en San Diego y de 700 mil pesos en el caso de las restauraciones en Pardo. En este templo hicieron diversas obras tanto en el techo como en la cúpula.

“No hay dinero que alcance, pero con la voluntad de todos iremos haciendo las restauraciones”, apuntó Miguel Ángel Ibarra.

MJSP