Responsabilidad

1.- Responsabilidad

Juan Carlos Muñoz

Tomada la decisión, será responsabilidad de todos lograr que la Feria de León 2022 alcance sus objetivos en materia de seguridad sanitaria y no sea un motor más de esta cuarta ola de contagios de COVID-19, que cada día rompe marcas en el país. El Patronato que organiza las fiestas de enero, que preside Juan Carlos Muñoz Márquez; expositores; las autoridades sanitarias estatales y el municipio, forjaron, ante las circunstancias, una alianza para que las cosas salgan bien, reduciéndose inclusive los aforos en los sitios de mayor riesgo.

Era claro que nadie deseaba cancelar de manera total un evento que ha costado varios millones de pesos organizar y donde los expositores, muchos de ellos microempresarios locales, apostaron su patrimonio para fortalecer la economía de sus familias, no podían quedarse colgados, asumiendo las pérdidas.

La salida era establecer un riguroso protocolo de seguridad sanitaria y así se hizo, bajo la supervisión directa del secretario de Salud, Daniel Díaz Martínez, estableciéndose que todo aquel que labore o exponga en la feria leonesa debe tener su cuadro de vacunación completo; reduciéndose el número de personas por local; uso absoluto de cubrebocas, más zonas de acceso y taquillas, tecnología de ventilación; monitoreo con inteligencia artificial, sanitación permanente de los espacios de exposición y espectáculos; y lo primordial, la reducción de los aforos. No serán al 100 por ciento.

Es utópico pensar que nadie saldrá contagiado, entre organizadores, expositores y público, pero habrá que darle sensatez al momento. Los ciudadanos tendrán su tramo de responsabilidad: respetar las indicaciones sobre uso de cubrebocas, sana distancia, lavado de manos y atender las indicaciones de la brigada de 2 mil personas que deberán vigilar que se cumpla el protocolo. Es la fiesta de todos.

Ver nota: Guanajuato dejará de estar en verde en semáforo de riesgo

2.- El camino de la perdición

José Arturo Sánchez

En los pasillos de la Casa Municipal se entendió que el resultado de la votación del Ayuntamiento de León para elegir a quien dirigirá la Contraloría Municipal en el próximo lustro, significó una derrota para lo que llaman el “grupo empresarial” en el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de la ciudad (SAPAL), que preside Jorge Ramírez Hernández, ante la alcaldesa Alejandra Gutiérrez Campos, quien encabeza una cruzada de limpieza y renovación de la paramunicipal.

La victoria de 9 votos a 6, en segunda vuelta, a favor de Viridiana Margarita Márquez Moreno, ante Mark Sandoval Salmerón, refrenda la confianza de la alcaldesa sobre las investigaciones a SAPAL y otros organismos municipales. Y es que, a Mark Sandoval, jefe de asuntos jurídicos de la Contraloría Interna de la paramunicipal desde 2020, le tocó atender temas espinosos, que ahora son revisados de forma externa por el Cabildo por sus irregularidades. No generó confianza.

Lo curioso de la jornada es que quien asumió la bandera contra la corrupción, el síndico José Arturo Sánchez Castellanos, no acompañó a la alcaldesa Ale Gutiérrez en esta votación. Apostó por Sandoval y hasta cabildeó por él entre panistas y regidores de oposición, logrando el apoyo del MC y, paradójicamente, Morena. Así logró reunir seis votos contra el “candidato de SAPAL”. Sánchez Castellanos, se recordó en la casona leonesa, también fue presidente de Coparmex, como Ramírez Hernández, lazos empresariales.

Ver nota: Viridiana Márquez asume Contraloría de León pese a tener el peor puntaje

3.- Las trampas de la fe

Mauricio Usabiaga

Seguramente con la intención de sostener una percepción de confianza sobre el comportamiento de la economía estatal, el secretario de Desarrollo Económico Sustentable, Mauricio Usabiaga Díaz Barriga, a pesar de su difícil diagnóstico sobre varias industrias fundamentales para Guanajuato como la automotriz o agroalimentaria, “tiene fe” en que no habrá paros técnicos o que las empresas sabrán administrar la situación laboral, con la menor afectación a los trabajadores.

Lo cierto es que la aparición de Ómicron ha venido a atorar la esperada recomposición de la economía internacional. Los problemas de desabasto de insumos, carencia de transporte fluido y las parálisis productivas a las que obligan los oleajes de la pandemia, que inclusive retan los esfuerzos de vacunación contra la COVID-19 en el mundo desarrollado, no ofrecen un buen panorama para la economía guanajuatense, vinculada a la globalización. Preocupa, eso sí, que el discurso del secretario Usabiaga Díaz Barriga se limite a pronósticos con base a lo que hacen las empresas, sin ofrecernos certezas sobre el rol que jugará el gobierno para ayudar a superar el momento. Sobre todo, ahora que se sabe de la gran huida de capitales del país.

Ver nota: SDES advierte que crisis automotriz en Guanajuato va ‘para largo’

De la Valija. Sin liderazgos

Es lamentable la carencia de liderazgo observado en Adrián Hernández Alejandri y Javier Mendoza Márquez, alcaldes de Dolores Hidalgo y Celaya, priistas empanizados, por cierto, quienes están dejando la responsabilidad de enfrentar la cuarta ola de pandemia de COVID-19 en manos de sus gobernados. El primero deja en la discrecionalidad individual el uso de las medidas de prevención, mientras el segundo no es proactivo ante las circunstancias, espera a que sea la Secretaría de Salud de Guanajuato la que imponga los ajustes.

En un momento de crisis, como el que se vive, donde otros ediles están tomando el toro por los cuernos o se han sumado a la petición que, apenas hace un par de días, les ha hecho la secretaria de Gobierno, Libia Dennise García Muñoz Ledo, para que apoyen los esfuerzos para contener los contagios, lo más fácil es dejar que sigan adelante los eventos masivos, como sucede en Celaya, o decir que depende de la gente tomar las medidas o no, como en la cuna de la independencia.

María de la Luz Hernández Martínez

Ha puesto las luces de la 65ª. Legislatura del Congreso del Estado sobre lo que está sucediendo en la Universidad de Guanajuato (UG), donde los casos de acoso y hostigamiento sexual y laboral persisten, a pesar de los compromisos formales de autoridades universitarias, ante Gobierno del Estado, estudiantes y trabajadores de La Colmena para frenar este tipo de violencia y sobre todo, sancionar las conductas.

María de la Luz Hernández Martínez, diputada panista y presidenta de la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología y Cultura, con experiencia en campo como directora del CECYTE Guanajuato, plantel Celaya, con gran sutileza le ha pedido al rector general de la UG, que, ante la persistencia de malos resultados, mejor pida apoyo externo.

La legisladora celayense, nos queda claro, ha puesto en relieve que las autoridades de la UG no pueden seguir considerándose un ente aislado del resto de la sociedad. Necesita del exterior para sanar lo que desde adentro no se puede, o no se quiere, enfrentar. El regreso a clases presenciales supondrá la gran oportunidad de ventilar el tema en la comunidad universitaria.