Foto: Eduardo Ortega

Nayeli García

Irapuato.- Al menos 70 niños, algunos de ellos bebés de brazos y otros ya adolescentes, tuvieron que ser puestos a resguardo del DIF Municipal ante el incremento de la violencia, el descuido o la omisión de sus familiares durante el periodo de confinamiento derivado de la pandemia del covid-19.

El director del DIF Municipal, Rafael Uro Antillón, comentó que sí ha sido una situación muy complicada la que vivieron muchas familias de la ciudad durante el encierro, pues estar todos los días juntos provocó que los problemas se agudizar y la violencia intrafamiliar se incrementará entre la pareja y hacia los niños.

Relató que, durante los meses de más confinamiento, a veces los propios vecinos dieron el reporte de niños que se encontraban solos en las casas, sin comer, o eran maltratados y explotados por sus padres, por lo que se tuvo que intervenir.

Rafael Uro explicó que de estos 70 niños, algunos fueron rescatados por el personal del DIF Municipal y otros más fueron a través de denuncias directas realizadas ante el Ministerio Público, quienes al comprobar que existía un delito y no existía una red familiar de apoyo para los menores los dejaban a cargo del día.

A diferencia de otros años, los resguardos crecieron más del 30 por ciento, por lo que los menores fueron llevados a diferentes albergues en lo que se lleva a cabo el proceso para deslindar responsabilidades o bien dar tratamiento a las familias.

Puntualizó que los niños que fueron puestos a resguardo van desde niños de brazos, hasta adolescentes, antes de que cumplan 18 años, siendo éstos últimos los más difíciles de tratar, ya que saben cómo vivir solos e incluso sobrevivir en las calles.

El director del DIF Municipal, recordó el caso de los hermanitos de 12 y 14 años que se escaparon en marzo de este año, mientras estaban bajo resguardo del organismo; sin embargo, es un trabajo que se hace por el bienestar de los menores y no estén viviendo en un ambiente de violencia u otras situaciones.

LC