Renuncian al Implan en protesta

El síndico Ramón Izaguirre Ojeda y Jaime Emilio Arellano Roig entregaron sus cargos por las irregularidades que se han dado en torno a la remoción de María Esther Arteaga Rodríguez, extitular de la junta

María Espino

Guanajuato.- El síndico Ramón Izaguirre Ojeda, vocal de junta, y el regidor sin partido, Jaime Emilio Arellano Roig, presidente de la Junta Directiva del Instituto Municipal de Planeación, renunciaron a sus cargos en Implan hoy por la mañana en secretaría del ayuntamiento.

Citaron como sus razones a las irregularidades que se han dado en torno a la remoción de María Esther Arteaga Rodríguez, extitular de la junta, pues dijeron que ella no fue nombrada por el ayuntamiento por lo cual se está violando lo que establece la ley en cuanto a la separación de servidores públicos.

Tratándose de una paramunicipal en la que Arteaga fue designada para dicha junta directiva, el alcalde, Edgar Castro Cerrillo, no tenía las facultades para haberla destituido.

Ramón Izaguirre puntualizó que si Edgar Castro no respeta lo que establece la ley en este tipo de situaciones y le da la importancia que tiene la junta directiva del instituto, entonces no hay razón de que permanezcan.

También, en su renuncia, mencionan la irregularidad cometida por Edgar Castro al haber realizado una sesión de ayuntamiento privada para remover a Arteaga.

Explican que, de acuerdo al artículo 67 de la Ley Orgánica Municipal, es ilegal, además de que si un funcionario público no cumple con su trabajo, e incurre en asuntos graves que alteren el orden y la tranquilidad pública del municipio, debe hacerse público las irregularidades cometidas ya que son temas de carácter público que interesan a la sociedad. Por lo anterior, subrayaron que la remoción no debió haber sido en una sesión privada ni mantener en secreto los motivos de la misma.

También hacen referencia a Francisco Robledo, quien fue contratado como asesor externo en el Implan y a quien se le señaló por ser el responsable de una obra en Euquerio Guerrero que carecía de algunos permisos de construcción, pero que de eso no se debe hacer responsable a María Esther Arteaga, ya que no se puede estar vigilando lo que haga un agente externo ya que no es un empleado de nómina.

“Si ahora se pretende que se vigile también a las personas que se contratan por honorarios en cuanto a sus actividades no contratadas por la administración, entonces tendremos que asumir que mayor razón habría para que responsabilicemos y sancionemos al alcalde por cada irregularidad cometida por el personal administrativo”

Sobre el restaurante Escarola, propiedad de Arteaga, menciona que los permisos han sido entregados en tiempo y forma, además de que algunas de las autoridades competentes han declarado de que todo está en regla, lo cual hace turbio el asunto, y si alguien  considera que alguno de los permisos se obtuvieron de manera ilegal lo debe probar antes de sancionar, de lo contrario tales conductas pueden suponer abuso excesivo de autoridad que deben ser investigadas.

Ambos funcionarios manifiestan rotundo rechazo del nombramiento del encargado del despacho, Jesús Blanco, pues menciona que eso lo debe determinar la Junta Directiva y no el secretario del Ayuntamiento, Carlos Torres, quien actuó en uso excesivo y abuso de autoridad, por lo que piden el asunto sea investigado.

AL