Lourdes Vázquez

Guanajuato.- Luego de que el fiscal general del estado, Carlos Zamarripa Aguirre abriera la posibilidad de ser removido de su cargo ante la presión del presidente López Obrador, la diputada del PVEM, Vanessa Sánchez Cordero dijo que las presiones tienen un impacto negativo, pero que en caso de que el fiscal tomara dicha decisión ésta sería meramente personal, en virtud de que la postura del gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo ha sido mantenerlo en el puesto.

No obstante, la legisladora advirtió que ante un escenario de renuncia, no se sabe si los perfiles que en su momento participaron en la designación del fiscal del estado sigan interesados.

“Desconozco la declaración completa, por supuesto que estoy al tanto de lo que leí en la cobertura que hicieron los medios de comunicación. Tiene razón en decir que también es humano y que las presiones que se reciben y los malos comentarios también tienen un impacto y por supuesto que es un trabajo que él ha venido desempeñando por años y me imagino que él ha de sentir que si no se le reconoce este trabajo, como para qué seguir, ¿no? Pero al final es una decisión que el tomaría en lo personal, el renunciar”. señaló.

Lo anterior después de que el martes durante una reunión con miembros del Club Rotario de León, Zamarripa dijo que es absurdo que le pretendan achacar el fenómeno de la violencia en la entidad y manifestó que esto se deriva de intereses perversos de un grupo político que desde el 2018 busca removerlo de su cargo, por lo que admitió que los constantes comentarios vertidos por el presidente de la República, quizá lo logren.

Vanessa Sánchez manifestó que el hecho de que Zamarripa haya realizado esos comentarios de manera pública, podrían llevar algo de razón.

Desconoce si hay perfiles interesados

La diputada dijo que, en el supuesto de que Zamarripa presentara su renuncia, competería al Poder Legislativo calificarla y llevar a cabo los consensos para nombrar a un nuevo fiscal.

Recordó que desde que se planteó modificar el transitorio para que no hubiera el pase automático, el Grupo Parlamentario del PVEM no tenía un perfil a quien se quisiera impulsar, “sabemos que hay personas que en un momento dado levantaron la mano (…) pero quién sabe si siguieran interesados (…) las circunstancias cambian y ante el escenario de inseguridad que se vive en Guanajuato pudieran ya no querer estar ahí”, comentó.