Nayeli García

Irapuato.- Sor Juana Inés de la Cruz es el nuevo nombre de la calle ubicada a un costado de la Presidencia Municipal de Irapuato, cuyo cambio de nomenclatura es el reflejo de un posicionamiento público del Ayuntamiento a favor del respeto de la mujer, de su autonomía, fuera de la misoginia y el apoyo para su desarrollo y crecimiento.

El cambio de nombre, abrió el debate entre los integrantes del Ayuntamiento, ya que serían al menos la cuarta vez que se renombraría, el último cambio de nombre fue en el 2017, hace apenas cuatro años, y aunado a los conflictos legales y administrativos que atraería a los 11 establecimientos ubicados en la zona.

La regidora María Chico Herrera explicó que en la ciudad se cuenta con tres calles llamadas Ramón Barreto de Tábora, la primera fue en los años  40’s en la Moderna, la segunda en los años 60’s en los Eucaliptos y la última en la administración anterior cuando la calle ubicada a un costado de la Presidencia dejó de llamarse Fernando Dávila para hacer honor al benefactor que donó los terrenos para construir el Colegio de Enseñanza para Niñas en Orfandad, ahora la Presidencia Municipal.

Ante los señalamientos del síndico Jaime Morales Viveros y el regidor Gerardo Padilla sobre los problemas y trámites administrativos que deberán de realizar los colonos de la zona, el regidor Roberto Palacios, citó: “Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón”, para después señalar que esa calle, en 1800 fue nombrada como calle de la Enseñanza y ya contaba desde entonces con varios nombres que han sido cambiados.

No obstante, el alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez expuso que en Irapuato pocas calles tienen nombres de mujeres, aun cuando la postura del Ayuntamiento es de reconocer la lucha de todas las mujeres por obtener el lugar que se merecen en la sociedad y que mejor que en le centro de la ciudad, y con el nombre de Sor Juana Inés de la Cruz quien fue adelantada a su tiempo y siempre se reveló por que la mujer tuviera un lugar propio dentro de la historia.

“Sin duda alguna el tránsito de la mujer desde la fecha de Sor Juana que publicó, trabajó explicó y se reveló, hasta nuestros días han sucedido muchas cosas, pero la que es común denominador son los obstáculos que nosotros mismos hemos puesto para el desarrollo de las mujeres (…) Este Ayuntamiento quiere dejar como legado a las siguientes generaciones el respeto a la mujer, el resto a su autonomía fuera de la misoginia el poder apoyar a las niñas en su enseñanza, crecimiento y desarrollo”, puntualizó.

Consideró que como todo acto se tiene consecuencias, pero que trámites legales no puede detener el reconocimiento que el Ayuntamiento quiere hacerle a las mujeres, y dejar por sentado que el Ayuntamiento 18-21 respeta el tema de equidad de género.

EZM