Agencias

Ginebra, Suiza.- El primer ministro británico, Boris Johnson, preside hoy una reunión de urgencia ante el avance “fuera de control” de una nueva cepa del coronavirus.

Cada vez es mayor la lista de países que han suspendido temporalmente los desplazamientos procedentes del Reino Unido tras el hallazgo de esta variante que sería hasta un 70% más contagiosa, aunque no está demostrado que sea más letal.

No obstante, los expertos de la Unión Europea opinan que las vacunas actuales contra el Covid-19 son efectivas también para esa cepa, anunció el gobierno alemán.

“Por todo lo que sabemos hasta el momento, y tras las discusiones que han tenido lugar entre expertos de las autoridades europeas”, la nueva variante del virus “no tiene ningún impacto en las vacunas” que siguen siendo “igual de eficaces”, dijo el ministro de Salud alemán, Jens Spahn.

De la misma opinión son los expertos estadounidenses, que consideran que “por el momento ninguna cepa del virus parece resistente a las vacunas disponibles”, dijo el asesor del programa gubernamental de vacunación, Moncef Slaoui, y que su país vigila “muy atentamente” la nueva variante.

Suspenden conexiones

No obstante, algunos países ya han tomado medidas, como Francia que suspendió a partir de la media noche de ayer todos los desplazamientos de personas de Reino Unido por 48 horas. “Sólo será autorizado el flete no acompañado. El flujo de personas o transportes en dirección a Reino Unido no están afectados”, precisó el gobierno.

Además de Alemania y Francia, una decena de países de la Unión Europea, entre ellos Italia e Irlanda, anunciaron medidas similares. Holanda también prohibió la entrada de pasajeros procedentes de Reino Unido por vía marítima.

Fuera de la UE, Canadá, Chile, Argentina, Colombia, Kuwait, Irán, Suiza, El Salvador e Israel también suspendieron las conexiones con Inglaterra y los tres últimos incluso con Sudáfrica donde se ha descubierto la nueva variante del virus SARS-CoV-2. Arabia Saudita también suspendió todos los vuelos internacionales así como el acceso a sus puertos por al menos una semana. Sin embargo, EE. UU. por el momento no contempla la suspensión de las conexiones.

Mientras que el puerto de Dover anunció el cierre para el tráfico marítimo que sale del mismo.

La nueva cepa “está fuera de control”, reconoció ayer el ministro británico de Salud, Matt Hancock, que justificó el reconfinamiento de Londres y del sureste de Inglaterra. “Será muy difícil mantenerla bajo control hasta que una vacuna esté ampliamente difundida”.

El cierre del puerto inglés ocurre en el peor momento y no hará más que aumentar las perturbaciones en los puertos británicos en vísperas de la salida del país del mercado único europeo el 31 de diciembre. A 10 días del plazo, Londres y Bruselas siguen negociando un acuerdo comercial que evite el caos y la introducción de cuotas y aranceles.

Primer caso en Italia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea para el Control de Enfermedades (ECDC) instaron a sus miembros en Europa a reforzar los controles para combatir la propagación de la nueva cepa.

La ECDC, que incluye a una treintena de países entre ellos los miembros de la UE y Reino Unido, “no excluye” que la variante circule ya fuera del territorio británico.

Italia anunció que detectó un primer caso diagnosticado por el hospital militar Celio de Roma. Y se han registrado otros en Dinamarca (9), Holanda y Australia, según la OMS, que recomendó a sus miembros “incrementar sus [capacidades de] secuenciación” del virus.

Además de “señales preliminares, que indican que la variante podría ser más contagiosa”, la nueva cepa británica “podría afectar también la eficacia de algunos métodos de diagnóstico”, según la OMS. En cambio, por el momento, no hay “ninguna prueba sobre un cambio en la gravedad de la enfermedad”.

En todo el mundo, el nuevo coronavirus se cobra más de 1.6 millones de vidas y contagió a más de 77 millones de personas, según un recuento de AFP el domingo basado en fuentes oficiales.

ndr