Luz Zárate

Celaya.- Después de años de que los pozos de las colonias la Herradura y Santa Rita presentaban altos niveles de arsénico y flúor, por fin los habitantes tendrán agua que cumpla con los niveles autorizados por la Norma Oficial Mexicana (NOM).

El presidente de la Comisión de Agua en el Ayuntamiento, el regidor Agustín Pineda dijo que se realizó el cambio de membranas en los pozos de ambas colonias, con inversión de millón y medio de pesos.

Señaló que se deberá integrar en el presupuesto anual una cantidad determinada para que cada año se dé mantenimiento a los pozos y se estén óptimos los niveles.

Debido a que hay colonias y comunidades rurales en las que el agua contiene metales pesados, la Dirección de Salud está monitoreando constantemente sus niveles de arsénico y gestionará recursos para la construcción de plantas purificadoras, esto debido a que en la parte norte de la ciudad es donde se han detectado pozos contaminados.

Arriba de la norma

El acuífero en la zona nororiente se ha caracterizado por el riesgo que tiene el agua que se extrae, pues se ha detectado arsénico en algunos pozos, de acuerdo a información de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Jumapa).

Con base en los estudios de la planta potabilizadora Santa Rita se encontraba con niveles por encima de la norma NOM-SSA1-NM-127, 1994 Salud Ambiental, agua para uso y consumo humano, publicado en junio de 2000. El documento señala que el flúor debe tener un nivel máximo de 1,50mg/L y los resultados que dieron fue de 1,767 mg/L.

Los pozos de las colonias contaminadas con fluoruro y, principalmente, con arsénico son Lázaro Cárdenas, 10 de Abril, Emiliano Zapata, Residencial Tecnológico, Irrigación Oriente, Brisas del Carmen, Los Olivos, La Favorita, La Herradura y Santa Rita, afectando a más de 20 mil personas.

Afectaciones

Para la Organización Mundial de la Salud (MS), el arsénico es una de las diez sustancias químicas más preocupantes para la salud pública y su consumo durante mínimo cinco años, puede provocar cambios de pigmentación, lesiones cutáneas y durezas y callosidades en las palmas de las manos y las plantas de los pies (hiperqueratosis); estos efectos pueden ser precursores de cáncer de piel, vejiga y pulmón, también se le asocian problemas relacionados con el desarrollo, neurotoxicidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.