Lilia Ojeda

San Francisco del Rincón.- Todo productor de quesos puede tener quesos limpios o 100% hechos con producto lácteo, solo algunas presentaciones están elaborados a base de sustitutos de leche.

Así lo aseguró Humberto Gómez, productor de ‘Lácteos Don Pedro’, en el municipio de San Francisco del Rincón, quien agregó que por un lado está bien que la Federación impulse buscar la salud de las personas, pero a la vez, pone en riesgo el empleo a mucha gente, por lo que consideró ‘es una navaja de doble filo’.

“Es buena la intención del gobierno federal al motivar que los consumidores conozcan lo que comen, por su propia salud, porque nunca se hace caso”, indicó.

Aunque es una realidad que esta exigencia de hacer quesos solo con lácteos acarreará otro problema, el encarecimiento de los quesos, porque aparte la leche acaba de subir precio, entonces el producto final será más caro.

Hoy en día, un queso con costo de 50 pesos o menos, representa que contiene un mínimo porcentaje de leche, “como productores sí podemos hacer el queso con solo lácteos, pero llegará a más de 120 pesos un kilogramo de queso, costo alto estando la economía tan estática”, consideró.

Semanas atrás la Secretaría de Salud convocó a reuniones en el municipio de León para definir cómo debe ser el nuevo etiquetado de los quesos, “acudimos a estas capacitaciones porque estamos de acuerdo en cuidar la salud; para los productores representará inversión, gastos, porque habrá que hacer otra tabla de valor nutrimental, estudios y todo es gasto por la salud, sin embargo tampoco hay mucho recurso para invertir”, aclaró el productor.

La exigencia a las grandes marcas nacionales e internacionales va tener un efecto sobre los medianos y pequeños comerciantes, porque los grandes generan miles de empleos a familias que tienen dependientes, y los medianos y pequeños cuentan más con empresas familiares que también tienen dependientes e igual afectará.

Humberto Gómez indicó que en su línea de producción el queso ranchero es fresco al 100%, igual que el ‘chihuahua menonita’, mientras los que llegan a tener base que no es lácteo, tienen bases calidad Premium en queso para quesadillas, a fin que se pueda fundir.

La Secretaría de Salud marcó de plazo al nuevo etiquetado para tenerlo en cuenta ante el consumidor a más tardar en abril del próximo año.