Agencias

Ciudad de México.- Las diferencias de interpretación a la regla de origen para la fabricación de vehículos bajo el T-MEC, entre Canadá y México con Estados Unidos, puede terminar en un panel de solución de controversias.

De acuerdo con Eduardo Solís, consultor del BID y MSquare Consultores, la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés), se está interpretando de manera distinta la parte referente a las siete autopartes esenciales que conforman un auto, de lo que se acordó por las armadoras y las asociaciones de los tres países cuando se negoció el T-MEC.

En esencia, el recuento del origen de las siete partes esenciales: ejes, chasis, motores, sistemas de dirección, sistemas de suspensión, transmisiones y baterías de litio, debe sumar 75% del valor de contenido regional de un auto.

Sin embargo, en estas siete autopartes se permite el roll up, es decir, que si el promedio de las piezas suma 75% de contenido regional, se permite redondear la cifra al 100% para el cálculo total del contenido regional del automóvil.

Estados Unidos argumenta que el 75% debe tomarse como tal y no permitir el roll up para subir al 100%, explicó Solís.

Si Canadá y México no logran un acuerdo con la USTR, podrían recurrir a un panel de solución de controversias con todo el proceso que implica.

De acuerdo con el consultor, en las reglamentaciones uniformes del T-MEC debió quedar más claro el tema del roll up para que no hubiera este problema de interpretación.

Canadá y México tendrán que recurrir a los acuerdos adicionales al tratado y a las notas del día de las reuniones con los negociadores.

Hoy, la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, realizará un viaje de trabajo a Washington, D.C., para dialogar con funcionarios, representantes de empresas estadounidenses y legisladores sobre diversas diferencias en la interpretación del T-MEC.

El pasado lunes, el director del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Fernando Ruiz Huarte, dijo que Estados Unidos quiere contabilizar el cumplimiento de la regla de origen automotriz de una manera que difiere de lo que se negoció en el T-MEC.

De no permitirse el incremento al porcentaje de las siete partes esenciales, varias armadoras en Canadá y México tendrían problemas para incrementar el contenido regional de los vehículos que exportan a Estados Unidos libres de arancel.

Aparentemente, la administración de Donald Trump dejó apuntes a la nueva administración del presidente Joe Biden donde indican que la regla de origen automotriz no tiene roll up.

EZM