Redacción

Irapuato.- Gerardo Padilla Fuerte, regidor del PRI en Irapuato, exhortó al municipio y al estado a auditar los recursos públicos que fueron destinados para la rehabilitación del estadio de fútbol ‘Sergio León Chávez’ y se sancionen a empresas y a quienes pudieran resultar responsables, en caso que se demuestre el desvío de recursos.

“Respecto a las (presuntas) irregularidades qué hay en la inversión que realizó la presidencia municipal de Irapuato con recursos de gobierno del estado, me llama mucho la atención, es preocupante y tenemos que hacer las investigaciones para ver qué de cierto tiene que las compras y gastos están a sobreprecio; es un tema muy delicado que merece auditorías, investigaciones, detalles de la Contraloría municipal y auditoría del Estado, porque están interviniendo recursos estatales”.

Después que los directivos del club deportivo Irapuato AC denunciaran un presunto sobreprecio de 13 millones de pesos en la compra de las butacas que se instalaron en el coloso de la Avenida Guerrero, el regidor del PRI solicitó a la siguiente administración no abandonar el tema y sancionar a quienes pudieran resultar responsables.

También lee: Dañan obras a árboles del estadio Sergio León Chávez, en Irapuato

“El tiempo que le queda a esta administración es corta, pero es importante que le dé seguimiento la auditoría del estado y no se vale que, si se obtuvo algo de recursos para invertirle al estadio, se esté lucrando con eso”.

“Pedirle a la próxima administración que haga todo tipo de auditorías a estos gastos, porque es complicado solicitar información porque siempre tratarán de negarla, de aplazarla. Ya viene la nueva administración, independientemente que sea del mismo partido político (PAN) está obligada a realizar todas las auditorías y en el caso de que se encontrasen sobreprecios en las compras, actúen conforme a derecho contra los proveedores o supuestos intermediarios, en el caso que se pueda demostrar”, finalizó el edil.

El pasado 25 de julio, Juan Manuel Albo Moreno, presidente del consejo directivo del Club Irapuato, con documentos en mano, demostró que solo en la compra de butacas habría un desvío de al menos 13 millones de pesos, pero aún falta la renovación de unas 2 mil butacas, además de que las condiciones del inmueble son deplorables, los servicios sanitarios no funcionan y no hay agua. 

También se pedirá a la Secretaría de Transparencia y Auditoría Superior del Estado que investigue la aplicación de los más de 90 millones de pesos que invirtieron en el inmueble, al ser acusados por desvío de recursos.

LC