Roberto Lira

Celaya.- Los representantes de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) señalaron que el sector restaurantero no soportaría un nuevo cierre de actividades en esta contingencia por Covid-19, por lo que reforzarán las medidas preventivas en este regreso al color naranja en Semáforo Estatal de Reactivación.

Rubén López, vicepresidente de la Canirac local, informó que a nivel nacional antes de la contingencia sanitaria el sector realizaba compras promedio de 100 mil millones de pesos en insumos a productores nacionales, 56% a productores del campo; se generaban 2.1 millones de empleos directos y 3.5 millones indirectos. 

“Al final de la crisis, y sin ningún apoyo de por medio se podría llegar a tener solamente 450 mil empleos en todo el país. Por eso, un eventual cierre o la aplicación de medidas restrictivas; sería catastrófico para nuestro sector, sobre todo para miles de familias que dependen de la industria restaurantera”, señaló. 

Por su parte la gerente de Canirac en Celaya, Carmen Moreno señaló que en la ciudad la pandemia ha golpeado a los negocios locales, provocando el cierre de dos restaurantes agremiados a la organización y han perdido cerca del 10% de empleos. 

Dijo que la industria restaurantera está generando una campaña a nivel nacional en la que los comensales puedan estar seguros de que consumen en un lugar seguro y libre de contagios. 

La campaña consiste en acatar las indicaciones de las autoridades, mantener las medidas de prevención como la toma de temperatura, uso de alcohol en gel, tapetes desinfectantes, personal con uso de cubrebocas, guantes y careta, entre otras.

EZM

No te lo pierdas: