Redacción

Salamanca.- Con el cambio del Semáforo Estatal a Rojo de la pandemia y evitar contagios de COVID-19, el Gobierno Municipal a través de la dirección de Fiscalización y Control, reforzó su operatividad para supervisar que se cumplan las medidas sanitarias establecidas por la Secretaría de Salud.

A partir de este 25 de diciembre se vigila que el aforo de atención a clientes sea de 30% en unidades comerciales y la suspensión del funcionamiento de bares, cantinas, centros nocturnos y áreas de bar en hoteles.

Agustín García Becerra, titular de Fiscalización y Control informó que a partir del anuncio de la Secretaría de Salud acerca del retroceso del Semáforo Estatal, se notificó en tiempo y forma a los propietarios y/o representantes de establecimientos las disposiciones sobre cierres, así como aforos permitidos y protocolos sanitarios en los sectores habilitados, para frenar la propagación del coronavirus.

Ante ello inspectores han reforzado la inspección en colonias y comunidades para hacer respetar el Reglamento de Alcoholes durante la presente temporada, además de conservar el orden comercial e inhibir la venta clandestina y fuera de horario de bebidas alcohólicas y supervisar que los establecimientos cumplan con el uso de cubrebocas, toma de temperatura, aplicación de gel alcohol, aforo controlado y sana distancia.

La Secretaría de Salud establece acciones para salvaguardar el bienestar y vida de los habitantes del municipio de Salamanca; en áreas públicas se restringe el aforo permitido al 20% para prevenir aglomeraciones y riesgos de contagio entre la población.

DM

Tal vez te interese: