Ahora sí, tras concluir la jornada electoral todo está dispuesto para que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador empuje en el Congreso una reforma fiscal que mejore la alicaída recaudación.

Sí tras el recuento Morena logra mayoría calificada, el alcance de la misma será mayor. De lo contrario ya con la necesidad de aliados, es posible que la proporción de los cambios se acorte.

La propuesta se empujará en los tiempos que definió AMLO, cuyo compromiso fue el de no aumentar impuestos en los primeros dos años del sexenio.

Para el gobierno y en particular la SHCP de Arturo Herrera el ejercicio es nodal, puesto que las partidas no recurrentes como el FIEP y los fideicomisos ya se utilizaron, y aunque la fiscalización a grandes contribuyentes continuará, los resultados ya no serán tan importantes.

De enero a abril los ingresos tributarios cayeron 2.8%. Concretamente la captación por ISR bajó 1.8%, la del IVA 0.2% y el IEPS 13.2%. Vaya, la recaudación de organismos como el IMSS de Zoé Robledo disminuyó 1.2%, ISSSTE de Luis Antonio Ramírez 4.1% y CFE de Manuel Bartlett 17.5%, resultado de la crisis.

Si los ingresos gubernamentales crecieron, al igual que las participaciones a estados, fue porque el precio del crudo pasó de 42 dólares a 53.6 dpb. Incluso amortiguó la baja producción de Pemex de Octavio Romero que ya está en 1.666 mbd.

Si las elecciones es un factor que ha frenado la inversión, la interrogante fiscal se sumará para prolongar aún más el ya de por si amplio paréntesis de esa variable.

Ni los más avezados saben por donde vendrá la reforma. Se colige que elevaría la tasa del ISR para quienes más ganan y hay rubros corporativos que estarían en la mira como minería y el sector financiero.

Quizá se elimine la tasa cero para el IVA y haya un mayor IEPS a tabaco, licores, refrescos y alimentos “chatarra”. Reiteradamente se ha mencionado un impuesto a las herencias sobre cierto monto y restricciones para donar.

Como quiera el expediente está abierto.     

Consolidación y 6 bancos con pérdidas desde 2020

Entre los expertos se asume que en la banca habrá un proceso de consolidación y se ubican como potenciales a bancos pequeños que en la crisis han perdido rentabilidad. Muchos se han visto afectados en la salud de su cartera, amén de que el crédito no crece. En consecuencia traen pérdidas desde el año pasado. En dicha circunstancia apunte a Accendo de Javier Reyes de la Campa. Hasta abril perdía 80 mdp. Mismo caso de Autofín de Juan Antonio Hernández con 73 mdp, Finterra de Mark McCoy con 33 mdp, ParaTodo de Alejandro Coronado 21 mdp, Donde Banco de Ramón Riva Marañón 19 mdp y Forjadores de Eduardo Priego 8 mdp. Algunos ya han requerido más capital.      

Aeroméxico igual el más golpeado en arrendamiento

Y aunque ahora sí la SCT de Jorge Arganis Díaz trabaja a marchas forzadas con la industria para recuperar la categoría 1 en seguridad aérea, tras las irregularidades en la AFAC de Carlos Antonio Rodríguez, el impacto del verano no podrá esquivarse. Además le platicaba de la secuela para el arrendamiento de aviones. Ahí también Aeroméxico que lleva Andrés Conesa sería el más perjudicado. Trae diversos pedidos en puerta con Boeing.

VivaAerobús se queda sin director financiero  

Súbitamente VivaAerobús de Roberto Alcántara se quedó sin director financiero. José Golffier renunció y aún no hay remplazo. La posición la asumirá de momento el director general Juan Carlos Zuazua, se dijo.