Reflexión ciudadana

Moderar la opulencia, fortalece la democracia

La desigualdad social sin lugar a dudas promueve los conflictos al interior, especialmente cuando la dignidad puede ser comprada como cualquier mercancía. Algunos informantes comentan las escandalosas utilidades que se obtienen por horas, en contraste con los salarios que perciben quienes desarrollan el trabajo que las genera.

La concentración de la riqueza, es de tal manera peligrosa que hace necesaria la revisión para que el poder originado por su acumulación, no sustituya o gobierne a los gobiernos legalmente establecidos, pues sería la cancelación definitiva de la expectativa del principio fundamental de la democracia.

Gobierno para las mayorías sería el resultado de las contiendas democráticas. Empero, acontecimientos como el debilitamiento de los Estados nacionales, pone en manos de minorías el destino de la ley que, en una tendencia democrática, implica que sea la sustitución de las voluntades de los poderosos, en aras de la vigencia de principios éticos, como las garantías individuales contenidas en las Constituciones de países con intención de vivir y perfeccionar su democracia.

Defender la vigencia de la Constitución es de interés general, pues su falta, pondría en peligro a aún a quienes hoy, son personas con posibilidad de influencia de tal magnitud que pudieran colocarse pon encina del Derecho.

La concentración de la riqueza a nivel mundial, propicia injusticias y delitos impunes cometidos aún en contra de países, sin que las recomendaciones con pretensiones morales inhiban su comisión.

Defender la democracia como forma de vida, implica la vigencia de un sistema de normas, cuya vigencias involucre a la mayoría de la población, pues cuando la norma es violada sistemáticamente, invariablemente se llega a situaciones caóticas, que llevan a la población incluidas todas las clases sociales, a sufrimientos que nunca se imaginaron.

Quien tenga dudas sobre el impacto que una dictadura tiene sobre la población, sin distingos de clases sociales, puede consultar la reciente amargura que padecieron chilenos y argentinos durante sus dictaduras.

Arribar a grados crecientes de democracia, es el resultado de un proceso en que debe comprometerse la mayoría de la población, de manera consciente. Es por tanto obligación mayor de quienes recibieron o reciben los beneficios de la educación superior, trabajar por ella, lo que implica usar los medios que la ciencia puso a su alcance, para lograr la salud metal de la población y la de ellos mismos, al tiempo que el gobierno organice la sociedad  y se logre una participación responsable de la población en su conjunto, en aras del reencausamiento de la vida democrática.

Comentarios

Comentarios