Onofre Lujano

Acámbaro.- Ferrocarrileros presentaron el libro ‘El riel de la memoria, testimonios sobre la vida ferrocarrilera’, una recopilación de historias de quienes entregaron su vida a este medio de transporte que fue develada en el IMCA, con la participación de conocidos extrabajadores del sector que dieron a conocer sus vivencias y anécdotas.

La historia del ferrocarril inició en 1837 con la construcción de la línea México-Veracruz y anécdotas llenas de aventura, en 1938 el presidente Lázaro Cárdenas nacionalizó la industria y en los siguientes 60 años fue un factor dominante en infraestructura y desarrollo.

En la presentación estuvieron presentes el compilador y promotor Jesús Cervantes Guzmán; Enrique Gabriel Avilés Rodríguez, autor del estudio introductor sobre el ferrocarril en la Ciudad de México y Acámbaro; la directora del Instituto de la Cultura en Acámbaro Cinthya Ramírez Rojas, y el exferrocarrilero David Soto Morales, en representación de su hermano Ángel Soto Morales, quien ya falleció.

Uno de los testimonios cuenta que mientras un mayordomo de cuadrilla manejaba el nivel de vía, el otro compañero con la barra levantaba la vía para dar la nivelación y saber a qué altura es la que hay que calzar para quitar un supuesto golpe de vía.

Cuentan que era tal el conocimiento de estos trabajadores que pocas veces hacían uso de aparatos para tener las vías férreas en óptimas condiciones, pues con observarlas sabían cómo arreglar desniveles y alineaciones. Se reconoce a los ferrocarrileros porque pocas veces los accidentes eran por malas condiciones.

EZM