Onofre Lujano

Jerécuaro.- En forma póstuma reconocen la labor altruista de doña María Guadalupe Guerrero García, quien en vida donó terrenos para la construcción del CAM y el CAISES. Sus hijos reciben la presea José Aguilar y Maya, junto con el reconocimiento del Municipio.

María Guadalupe Guerrero García, se casó con Agustín Sánchez Benítez, ganadero y empresario muy conocido en este municipio y procrearon siete hijos. Don Agustín fue miembro del Club de Leones desde 1995, además de miembro voluntario del Patronato del Hospital Comunitario de Jerécuaro.

La primera donación de Guadalupe Guerrero fue el 7 de diciembre  2012, con una fracción del predio rustico ‘La Cantera’, ubicado al norte de la ciudad con una superficie de 5, 0041.00 M2, para la construcción del Centro de Atención Múltiple (CAM) ‘Gabriela Brimmer’, en el cual actualmente se atienden 223 niños.

El 9 de abril del 2015, fue su segunda donación de una fracción de ese mismo predio con una superficie de 7 mil metros cuadrados para la construcción del Centro de Atención Integral de Servicios Esenciales de Salud (CAISES), cuyo edificio se inauguró el pasado 18 de septiembre del 2020.

Uno de sus hijos, Christian Israel  Sánchez Guerrero, acompañado de sus hermanos, José Guadalupe, Agustín, Ma. Elena y  Jesús, agradeció que el Ayuntamiento encabezado por el alcalde, Luis Alberto Mondragón Vega, el homenaje a su madre.   Narró que fue una decisión difícil para su mamá porque eran muchos metros cuadrados los que tenían que donarse sobre todo  para la escuela de educación especial,  que es una de las más modernas en Guanajuato.

“Gracias a ella no se perdió el recurso destinado a la construcción de las dos instituciones. La familia encabezada por mi madre, que en paz descanse, lo hizo con mucho amor a Jerécuaro, sobre todo porque recordaba a los adultos mayores que batallaban para ir a sus consultas, porque en el centro no había espacio para estacionar un auto”.