Nayeli García

Irapuato.- A casi siete meses de que termine la actual administración, el regidor del PRI, Gerardo Padilla Fuerte reconoció que se quedan promesas de campaña sin cumplir, pero también se tuvieron avances en materia de seguridad.

La clínica de hemodiálisis, señaló, es una de las promesas de campaña que ni siquiera se inició en la presente administración y que en la recta final de la misma sería muy complicado cumplir, así como la pavimentación de las 250 calles prometidas, en donde se tendrá un avance menor al 50 por ciento, señaló el edil tricolor.

En materia de seguridad, consideró que se han tenido altibajos, se tuvieron resultados tanto buenos como malos.

“Lo rescatable es que se ha invertido en seguridad y tecnología, además de que se aprobó al secretario de Seguridad (Pedro Alberto Cortes Zavala), quien ha permanecido en el cargo, y entre más tiempo, se trabaja mejor, con resultados buenos, sobre todo”, dijo.

La deuda que tiene el Municipio, consideró, es en el apoyo a los empresas locales, pues durante la pandemia faltaron más incentivos económicos, pues la administración sólo se colgó de los programas estatales para vincular a los comerciantes; “para mi gusto se debió de haber aportado más”, dijo.

Gerardo Padilla dijo que aún restan casi siete meses por delante, por lo que se puede trabajar en concretar proyectos, pero sobre algunos otros advirtió que serán difíciles de cumplir.

LC