Manuel Arriaga

Pénjamo. – Camiones recolectores de basura de Pénjamo, ahora tiran los desechos urbanos a un costado del Panteón Municipal tras el cierre definitivo del basurero. Mientras tanto, la Dirección de Servicios Básicos no ha explicado por qué la basura no es trasladada al relleno sanitario de la comunidad Palo Alto de Abajo, cómo lo prometió el Gobierno Municipal.

Este domingo, algunos ciudadanos evidenciaron el momento en que un camión recolector de basura descargaba los desechos sobre el camino vecinal que comunicaba al panteón con el campo deportivo Torres Cuatas.

Tras un recorrido realizado por Correo en el lugar, se pudo constatar que en dicho sitio han sido arrojadas varias toneladas de desechos, desde el pasado viernes cuando el Gobierno Municipal anunció el cierre definitivo del basurero.

La basura ha bloqueado por completo el camino vecinal y los visitantes del cementerio temen a que se propague algún brote infeccioso debido a las nulas medidas de sanidad con las que se trata la basura en dicho sitio.

Apenas el viernes pasado el alcalde penjamense, Juan José García López, visitó las instalaciones del nuevo relleno sanitario construido en la localidad Palo Alto de Abajo, dónde llegaron cargados de desecho los primeros camiones recolectores.

A dos días del anuncio, trabajadores de Servicios Básicos se niegan a trasladar la basura hasta aquel lugar y han preferido depositarla a un lado del cementerio municipal.

MD