Jessica de la Cruz

León.- La falta de cooperación, interacción, participación, resultados, y empatía, además de lo escaso de los avances de investigación en la identidad de los cuerpos humanos en las fosas clandestinas, fueron algunos de los temas expuestos hoy en una charla entre integrantes de colectivos de personas desaparecidas, periodistas locales y nacionales, así como investigadores en la materia.

Pese a que ya hay un avance en el reconocimiento de que si existen las fosas clandestinas en Guanajuato, hay mucho que hacer, porque se habla de una posible crisis forense, ya que el número de espacios con los que cuenta la fiscalía en el estado, son pocos, para la cantidad de cuerpos que se han encontrado.

Fabrizio Larusso investigador de personas desaparecidas en Guanajuato comentó que de las 5 fiscalías que existen por zona en Guanajuato, cada una de estas tiene una capacidad para 25 cuerpos, más 120 espacios en el nuevo recinto de la Fiscalía en Guanajuato capital, por lo que no son suficientes.

“Ya hay colectivos que hablan de una crisis forense inminente, que si sería bueno encarar, de la intervención del mecanismo de identificación forense y apoyos desde el nivel federal”, agregó Fabrizio.

A esto se suma que las familias de los desaparecidos se sienten en el limbo; fue gracias a su trabajo de búsqueda de fosas clandestinas e investigaciones que hicieron en el pasado varios especialistas que se hizo este descubrimiento pero ahora el gobierno se ha atribuido el crédito de este descubrimiento y las familias han sido relegadas.

Laura Curiel madre de Daniela, quien desapareció en el 2015 y fundadora del colectivo Mariposas Destellando Corazones y Justicias comentó, que los colectivos están batallando mucho para que les den información e incluso que los dejen entrar a los espacios de búsqueda.

“Aquí si hay una gran preocupación para las familias, el hecho que no sepamos cómo se está efectuando el trabajo. Entonces las familias estamos en el limbo sin saber qué se está haciendo y cuándo nos darán esa información”, dijo Laura.

Verónica Espinoza reportera corresponsal de Proceso en Guanajuato, comentó que con base en la investigación y estudio que se hizo por parte de la Universidad Iberoamericana y Data Cívica de las fosas clandestinas en Guanajuato, Salvatierra, y Cortazar ni siquiera figuran.

“Han sido revelaciones porque ninguno de estos municipios aparece en este mapa como lugares en donde se hubieran ubicado en periodos anteriores fosas o sitios de hallazgos de restos o cuerpos humanos y eso ha llamado la atención”, dijo Verónica.

En Salvatierra son 66 cuerpos humanos, el Cerro de Conejo en Irapuato no más de 15 personas, Cortazar no se ha dado el número del hallazgo de cuerpos humanos, Uriangato son los restos humanos de 2 personas, mientras que en Villagrán se encontró una sola persona.

También lee:

LC