Coronavirus Internacional

Recibe UE primeras dosis de vacunas contra covid-19

Agencias

París.- Diezmada, semiconfinada y recelosa ante la nueva cepa del virus que se propaga por varios países, la Unión Europea (UE) recibió este sábado las primeras dosis de sus vacunas contra el coronavirus, que ya se cobró más de 540.000 vidas en la región. Los Estados miembros comenzarán a administrarlas este fin de semana.

Este sábado por la mañana, los preciados fármacos producidos por los laboratorios -el estadounidense- Pfizer y -el alemán- BioNTech fueron entregados en hospitales y almacenes de países como Francia, España o Italia.

Como ya ocurrió en Estados Unidos, Reino Unido, Chile, Suiza, Costa Rica o México, los primeros en recibir la vacuna serán personas de edad avanzada y personal sanitario. Cada país establecerá sus prioridades y la mayoría prevé suministrarlas a partir del domingo.

En Alemania empezaron a vacunar el sábado y la primera persona en recibir el inmunizante fue Edith Kwoizalla, de 101 años, habitante de una residencia de ancianos.

Las vacunas, uno de los bienes más preciados en este momento en todo el mundo, están llegando en camiones frigoríficos desde la fábrica de Pzifer en Puurs, en el noreste de Bélgica, y son escoltadas por las fuerzas del orden.

En Francia, donde más de 62.000 personas murieron por el covid-19, las primeras inyecciones se efectuarán en dos residencias de ancianos.

Se extiende nueva cepa

Los casos de personas contaminadas por la nueva variante del virus surgida en Reino Unido siguen apareciendo en varios países de Europa. El sábado se detectaron al menos cuatro casos en Madrid, en personas que habían regresado del Reino Unido o que tenían relación con viajeros procedentes de ese país.

Otros seis positivos de la nueva cepa fueron diagnosticados el sábado en Italia, lo que eleva a más de diez los casos confirmados de esta variante en el país transalpino.

También se confirmaron los primeros casos en Alemania, Francia, Suecia y Japón. Antes ya se habían detectado en Dinamarca, Holanda y Australia.

Desde el 20 de diciembre, los ingleses respetan un confinamiento para intentar frenar esta nueva variante del virus, que en principio es más contagiosa.

Tras confirmarse esta mutación del virus, que sólo se detecta si se analiza la secuencia del genoma virus tras un test PCR, numerosos países cerraron sus puertas con el Reino Unido y algunos mantienen restricciones en sus conexiones aéreas, marítimas o terrestres.

ndr

Otras noticias