Lourdes Vázquez

Guanajuato.- El Congreso del Estado rechazó la propuesta de los diputados del PVEM para revocar el mandato a los presidentes municipales que no garanticen seguridad en sus municipios y pongan en riesgo la paz social.

La diputada verde ecologista, acusó que no se llevó a cabo un estudio adecuado de la iniciativa, pues la intención de Acción Nacional es defender a sus alcaldes para que no sean removidos de sus cargos, pues gobiernan municipios que han sido señalados como los más violentos.

La iniciativa buscaba revocar el mandato del presidente municipal cuando por acto u omisión de su parte, vulnere el orden, la paz social y se ponga en riesgo a la ciudadanía.

“Es al presidente a quien como conductor de los trabajos y ejecutor de las decisiones del ayuntamiento, asume la mayor responsabilidad, sin dejar de mencionar que la propia Constitución Federa, así como las leyes en la materia, así lo establecen”, expuso Sánchez Cordero. 

La legisladora aseguró que su iniciativa no vulneraba la autonomía municipal ni resultaba inconstitucional, no obstante dijo que durante el análisis de la propuesta prevaleció la cerrazón y la confusión, en virtud de que la fracción del PAN se centró en justificar el rechazo que el Congreso local ya había hecho meses atrás a la solicitud de revocación de mandato hecha por ciudadanos en contra de la alcaldesa de Celaya, Elvira Paniagua, ante la inseguridad creciente en ese municipio.

Ante ello, Vanessa Sánchez Cordero dijo que es momento dejar a un lado el proteccionismo político- partidista de los alcaldes y que “frente a sus faltas, que se les sancione, inhabilite o destituya por su actuación u omisión, más aún cuando los afectados sean directamente nuestros representados, sin distingos, hombres, mujeres, niños, colectivos, organizaciones y agrupaciones”.

También acusó al Instituto de Investigaciones Legislativas de emitir una opinión tendenciosa, pues éste determinó, incluso antes de que se llevara a cabo la mesa técnica de estudio, que la propuesta no era viable, “por elementos de un estudio de racionalidad lingüística que jamás entregó a la comisión y el cual, al día de hoy seguimos esperando”.

Por ello, la diputada solicitó que la propuesta fuera regresada a la Comisión de Asuntos Municipales para hacer un estudio a fondo, no obstante la petición no fue atendida y se votó por el archivo definitivo de la iniciativa.

LC