Agencias

Nava.- En tono enérgico, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que a él no le paga Repsol, sino los mexicanos para servirles, por lo que no dará un paso atrás en la defensa de Pemex y CFE.

Al supervisar la modernización de la central termoeléctrica José López Portillo, en su segundo día de gira por la región carbonífera del estado, el Ejecutivo se refirió a la carta que congresistas de Estados Unidos enviaron al presidente Donald Trump en la cual denuncian que el gobierno mexicano, en materia energética, viola el espíritu del T-MEC.

“Hace como dos días apareció un documento firmado por legisladores de Estados Unidos quejándose de la política energética que estamos aplicando en nuestro país. Quiero tratar el asunto con mucho respeto hacia ellos sólo aclarando de que en esta materia y en otras, pero fundamentalmente lo que tiene que ver con la política energética de nuestro país no hemos suscrito ningún acuerdo con el gobierno de Estados Unidos o Canadá”.

El presidente López Obrador recordó que en el capítulo de energía sólo quedó establecido en dos párrafos el derecho absoluto soberano de México para decidir en materia de política energética de conformidad con el espíritu del artículo 27 de la Constitución.

Acompañado por el gobernar Miguel Riquelme (PRI) y el director de CFE, Manuel Bartlett, dijo que no deben llamarse engaños los que se aprovecharon de manera deshonesta del periodo neoliberal cuando se gobernó para beneficio de particulares, de empresas, no para beneficio de pueblo y de nuestra nación.

Criticó que Repsol fue una de las empresas que abusó de toda esa política privatizadora y “se llevaron a trabajar a la que fue secretaria de energía del gobierno, pero no sólo eso se llevaron de consejero a Repsol al expresidente Felipe Calderón, una vergüenza y todavía se inconforman cuando deberían de estar ofreciendo disculpas por el abuso, por las atrocidades que se cometieron en el periodo neoliberal”.

Señaló que sin violar los acuerdos o contrato, aumentará el despacho de energía para que no estén subutilizadas las plantas de CFE.

Y reiteró que si el actual marco legal no es suficiente para fortalecer a Pemex y CFE, enviará una reforma constitución en materia energética para que vuelva prevalecer el espíritu del artículo 27 constitucional, la política de Venustiano Carranza, la política de Lázaro Cárdenas y la política de Adolfo López Mateos.

Congresistas acusan violaciones al T-MEC

Un grupo de Seis senadores y 37 representantes estadounidenses dirigió una carta al presidente Trump, en la cual le expresan su preocupación por los cambios regulatorios en el sector energético mexicano, argumentando que obstruyen las inversiones de empresas de la Unión Americana.

En el documento, los legisladores de ambos partidos explicaron que las decisiones que tomó la autoridad mexicana “violan y van en contra del espíritu” del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), además de que les preocupa que se revierta la “histórica” reforma energética de 2014, la cual permitió la participación privada en el sector energético.

Esta carta se suma a otras más que enviaron cámaras de comercio, embajadores y legisladores contra los cambios en el sector energético, como la publicación de una política del gobierno del presidente López Obrador que frenó las pruebas de plantas de energía renovable.