Agencias

Madrid.- Con pocas complicaciones, el Real Madrid obtuvo una vez más el pase a la ronda de cuartos de final de la Champions League, esto luego de doblegar por 3-1 a una valiente Atalanta.

La primera parte del duelo jugado en España fue un espectáculo de intensidad y matices tácticos. Ambos equipos salieron con defensas de cinco con carrileros, pero la Atalanta demostró tener mucha más experiencia con este sistema y fue dueña y señora del partido hasta el minuto 20.

A partir de una buena arrancada de Vinícius por banda izquierda el Madrid se fue soltando y finalmente un fallo de Sportiello en la salida permitió a Modric asistir a Benzema para que el galo hiciera su gol número 70 en la Champions.

A partir de una buena arrancada de Vinícius por banda izquierda el Madrid se fue soltando y finalmente un fallo de Sportiello en la salida permitió a Modric asistir a Benzema para que el galo hiciera su gol número 70 en la Champions

Al final la insistencia de la Atalanta tuvo recompensa con un golazo de falta de Muriel, pero un recién salido al campo Marco Asensio acabó con cualquier esperanza bergamasca haciendo el 3-1 definitivo con un buen zurdazo desde el interior del área a cinco minutos del final.

“He felicitado a los jugadores porque han hecho un gran partido de principio a final contra un equipo que te exige mucho físicamente. Había que defender bien, luego con el balón podemos decir que ha sido un partido completo por nuestra parte. Al final creo que no han tenido ocasiones”, declaró Zidane tras el partido.

Finiquitan en 20 minutos

El Mánchester City se encargó de neutralizar cualquier intento de remontada por parte del Borussia Mönchengladbach y terminó doblegándolo por 2-0, con anotaciones en menos de 20 minutos, para un global de 4-0.

El primero llegó tras una jugada con numerosos pases, sello de la casa de Pep Guardiola. La pelota llegó en el balcón del área a De Bruyne y el belga anotó con un zurdazo perfecto que tocó el larguero antes de alojarse en la red de Sommer (12’).

Y seis minutos después, el talentoso Phil Foden recibió en campo propio, lanzó el ataque con velocidad y encontró a un Gündogan que firmó el 2-0. El resto del envite fue un ejercicio de tranquilidad para un City que sigue con velocidad de crucero en una temporada en la que podría alzar los cuatro títulos a los que aspira.

EZM