Daniel Moreno

Apaseo el Alto.- Ni siquiera la supervisión del entonces gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez bastó para terminar el asfaltado del camino San Vicente-El Espejo en Apaseo el Alto. 

Según documentos públicos de la antigua Secretaría de Obras Públicas ahora Secretaría de Infraestructura, Conectividad y Movilidad (Sicom), este camino fue licitado en diciembre del 2017 y su construcción inició en enero del 2018, a partir de allí el constructor ganador en este caso la empresa Villagama S.A. de C.V. tenía 150 días para terminarlo. 

Este es un camino de 3.7 kilómetros de longitud y su obra consistía en sustituir el empedrado por carpeta asfáltica, así como realizar obras complementarias para facilitar la conectividad entre estas comunidades al sur oriente de Apaseo el Alto. 

Sin embargo, en pleno septiembre del 2020 no se sabe qué pasó pues el camino quedó solamente en una obra de terracería que, si bien al principio lucía parejo y se vieron máquinas trabajando, la obra fue abandonada después, y al paso de los años, el factor climatológico como la lluvia desgastó la terracería dejando varios baches en vialidad. 

La documentación oficial indica que Villagama ganó la licitación con una propuesta de 10.3 millones de pesos, pero no se sabe si se le pagó, se rescindió el contrato o si se dio por concluida.

LC