“¿Qué me dejaron”, lamentan Juan y Rosita tras ser desalojados de Jardines de la Capellanía en León

Fotos: Scarleth Pérez

Scarleth Pérez

León.- Juan Zacarías de 81 años y Rosita de 77, perdieron su televisión, una bocina y su casita de dos cuartos en el desalojo en Jardines de la Capellanía. Ella está en silla de ruedas, él es albañil, también perdió su herramienta cuando una máquina les derribó su único patrimonio.

“Aquí está la mujer. Nada más ella y yo semos. Y nos aventaron de a tiro y, es más, hasta mi televisión se llevaron, una bocina, mi herramienta de trabajo, yo soy albañil, ¿qué me dejaron?”, se pregunta Juan, luego de perderlo todo.

Los dos adultos mayores, de cabellera cana y delineadas arrugas en el rostro, a veces no tienen ni para comer, mucho menos, para pagar por una vivienda. La historia es similar en las otras 24 familias echadas de las que fueron sus tierras por más de 20 años.

Junto a una treintena de vecinos, Juan, y Rosita sobre su silla azul celeste, esperaban expectantes, con las manos inquietas, a las afueras de la oficina del Instituto Municipal de Vivienda de León, IMUVI. Los menores que los acompañaban y uno que otro adulto, sostenían en alto pancartas en las que se leyó: “No más desalojos”, “Queremos justicia, no somos paracaidistas”, “Policía, merezco tu respeto”.

Al interior de las oficinas gubernamentales, Roboán Rodríguez el representante de la Comunidad en Resistencia Jardines de Capellanía solicitó a las autoridades del IMUVI, las opciones que a los desalojados les vinieran mejor.

“Una vivienda a comodato, ninguno de ellos tiene dinero para pagar los mínimos dos mil pesos que piden las de Infonavit. El municipio nos dice que no tiene viviendas a comodato, pero sí para venderles, con financiamiento accesible”, explicó Roboán.

Las opciones que el IMUVI les oferta son inalcanzables económicamente a las familias desalojadas. Quienes aseguran, se merecen trato humano, porque ellos también fueron timados, incluso cuentan con escrituras apócrifas.

Juan pagó 45 mil pesos por cada uno de los terrenos que tenía en Jardines de Capellanía, poseía dos. Se los compró a la señora Bertha -no recuerda su apellido-, en 2006. Desde entonces se quedó a vivir en el lugar. En la zona se vendieron 25 predios en la misma condición que al señor Zacarías, unos más baratos, de 30 mil pesos. Todos ellos fueron desalojados.

En la explanada frente al IMUVI, resguardados bajo la sombra de un viejo árbol, los vecinos recuerdan el nombre de Bertha como la mujer que los estafó. Aseguran que, el día del desalojo, la mañana del 17 de noviembre, Bertha acompañaba al propietario. Pero no comprobaron de que se tratara de la abusiva mujer.

“Los lotes 7 y 8 fueron vendidos cinco veces cada uno”, apuntó don Juan.

Juan y Rosita, ahora viven en un cuarto prestado -que no es para siempre-, solo conservan su cama y poca ropa. Perdieron todo.

Los vecinos recuerdan con tristeza el invernadero que le derrumbaron a Juan, de ahí se alimentaban los dos ancianitos.

El señor José Luis del Castillo es la persona que ahora posee las tierras en las que existió Jardines de la Capellanía. La propiedad del señor del Castillo abarca unas 24 hectáreas que incluyen los 25 lotes de la Comunidad en Resistencia, apenas la mitad del terreno.

Ahora solo queda tierra y escombros en Jardines de la Capellanía. Los vecinos no tienen a donde regresar, eso ya no es opción.

El caso

El pasado 17 de noviembre al menos 25 familias de la comunidad Jardines de Capellanía fueron desalojados con la fuerza pública de sus viviendas, luego de más de un año de litigios por la propiedad de los predios.

Desde hace dos años, la empresa Agros Unidos, inició un proceso legal para comprobar la propiedad de los terrenos. Sin embargo, los habitantes de esta comunidad insisten en que el predio de aproximadamente 2 hectáreas, fue adquirido por ellos.

Ante la presunta resolución de un juez que dio el fallo a su favor, más de 60 elementos de la Policía Municipal , Policía Montada, Policía Rural y hasta de la Guardia Nacional y las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado, bloquearon los accesos a la comunidad.

Una semana después, vecinos de la zona bloquearon tres carriles del bulevar Adolfo López Mateos donde marcharon en el tramo de la calle Progreso hasta la calle Hidalgo para manifestarse tras el desalojo.

Fotos: Jazmín Castro

Mujeres, niños y adultos mayores caminaron exigiendo ayuda social y orientación en su caso, pues se quedaron sin su patrimonio donde algunos ya tenían habitando desde hace más de 10 años.

Por su parte, la secretaría Técnica de Honor y Justicia del Ayuntamiento de León abrió una investigación por presuntas irregularidades cometidas contra los habitantes de Jardines de Capellanía durante la mañana que fueron desalojados de sus hogares, el 18 de noviembre.

Foto: Correo

La queja, que recibió el número de expediente 290/21- POL, fue iniciada el lunes bajo denuncia de los afectados, quienes ese mismo día se manifestaron afuera de la Presidencia Municipal poco antes del mediodía para denunciar, entre otras cosas, violaciones a Derechos Humanos cometidas por parte de los elementos municipales cuando se realizó el desalojo.