Myanmar, a quienes algunos conocen como Burma, es un estado en el sureste de Asia que su ubica junto a Tailandia, Laos, Bangladesh, China e India. Tiene una población de cincuenta y cuatro millones. Obtuvo su independencia del Reino Unido en 1948, así que podemos considerarla como una nación joven. También es un país que ha enfrentado muchos problemas.

La diferencia entre Myanmar y Burma no es menor, aunque ambas palabras significan lo mismo y el primero sea el nombre oficial. Sin embargo, hay naciones que siguen llamándole Burma para no acreditar el cambio de nombre hecho por un régimen militar al que muchas naciones no consideraron legítimo.

La nación ha sufrido golpes de estado y turbulencias democráticas. Ha luchado por tener un régimen que emane de las urnas. Aung Sang Suu Kyi es una activista que ganó el premio Nobel de la Paz por su heroísmo al tratar de reestablecer la democracia en ese país. Su historia es dura, pasó quince años en arresto domiciliario por sus intentos de organizar elecciones libres y democráticas. En 2015, fue electa en las primeras votaciones abiertas en veinticinco años.

Suu Kyi se convirtió en un icono de la democracia. Sin embargo, su imagen se vio compormetida por el trato que le dio a la minoría Rohingya que es considerada como migración ilegal y a la que no se le concede ciudadanía. A lo largo de los años, miles de Rohingya han tenido que huir a Bangladesh para salvarse de la persecución de la que fueron objeto. Estas acciones provocaron una crisis militar y Suu Kyi compareció ante una corte internacional para defenderse de las acusaciones de genocidio.

Myanmar es un país que ha estado en la mira de las Naciones Unidas por los diversos movimientos antidemocráticos y por las acciones antihumanitarias que se han perpetrado. Han pasado de una crisis a otra y hoy vuelven a estar en el ojo mundial dado que padecieron otro golpe de estado. El primero de febrero, después de una elección en la que volvió a ganar Suu Kyi, las fuerzas armadas apoyaron a la oposición y volvió el conflicto.

Suu Kyi está en arresto domiciliario otra vez. Se le vio comparecer ante la corte, en un videojuicio, acusada de posesión ilegal de walkie-talkies y de violar las reglas de restricción del Covid-19. Muchos de sus compañeros de partido también han sido arrestados. Ming Aung Hlaing es el comandantae que perpetró el golpe de estado.

Ante Myanmar, las reacciones internacionales han sido diversas. Las naciones vecinas no quieren entrometerse ya que dicen que son asuntos internos y problemas que se deben de resolver desde dentro. Gran Bretaña y los Estados Unidos han emitido sanciones militares, China y las Naciones Unidas han hecho declaraciones de condena por el golpe de estado y urgen a resolver las diferencias en forma democrática.

Los hechos que prevalecen son que el comandante en jefe Min Aung Hlaing ha tomado el poder. Es un hombre que mantuvo un poder significativo dentro de las fuerzas castrenses en los tiempos democráticos de esta nación. No obstante, ha recibido muchas críticas de la comunidad internacional, a pesar de que el sostiene que sus acciones llevarán a Myanmar a una verdadera democracia. Suu Kyi declaró en una última carta antes de ser detenida que estos hechos los estaban regresando a un régimen dictatorial.

Las calles de Yagoon, la ciudad principal en Myanmar, viven una dicotomía patente: por un lado están siendo patrulladas por el ejército y por el otro hay protestas en contra de un régimen dictatorial. En medio de todo, hay muertos, lágrimas y pesar.