SUN

Ciudad de México.- Al inicio del torneo, no se esperaba mucho de los universitarios después del abandono de Miguel González ‘Míchel’, pero ya están en semifinales. Aunque la suerte jugó a su favor, porque el Universidad Nacional basó su triunfo en la defensa heroica, dejando atrás su jerarquía de equipo grande… pero pasó, y al final eso es lo que realmente vale.

Empate sin goles con Pachuca en el Olímpico Universitario, por lo que la anotación conseguida en la ida por Favio Álvarez tuvo al final, un gran valor. Los Tuzos tuvieron todo, no sólo para hacer un gol, sino lograr los dos que necesitaban, pero entre la buena actuación de Julio González y las fallas increíbles de sus delanteros, la historia se escribió.

Los Pumas, del ‘bombero’ Andrés Lillini, están entre los cuatro mejores del torneo, están en las semifinales.

En el primer tiempo fue cuando Pachuca tuvo las más claras. Pumas se dedicó a dividir la pelota y retrasar sus líneas para defender en su área, lo que provocó espacios para que los Tuzos tuvieran tiempo de pensar. Gracias a eso vino una larga pared que Víctor Dávila concluyó estrellando la pelota en el poste, y en un mano a mano, Víctor ‘Pocho’ Guzmán voló el balón.

Pumas apenas tuvo una de peligro a tiro de Waller que Oscar Ustari rechazó de buena forma. En los segundos 45 minutos, el Universidad reforzó su medio campo, ya no dio más espacio, pero renunció a ir al ataque, su objetivo principal fue mantener su ventaja.

Pezzolano en los últimos minutos metió a todos los delanteros que le quedaban, pero la barrera de Pumas fue infranqueable, y Julio González se creció haciendo que el nombre de Alfredo Talavera ya no se extrañara en Ciudad Universitaria. El sueño de Pumas, continúa.

LC