Agencias

Ciudad de México.- Los Pumas no pueden caer en intimidaciones frente a las potencias económicas que presentan algunos equipos de la Liga MX. Al ser todavía considerado como uno de los cuatro grandes del futbol mexicano, el club universitario debe comportarse así, con o sin millones en la cartera.

Los felinos presentaron ayer a sus cinco refuerzos para el Apertura 2021, de los cuales solo uno es conocido por su trayectoria en Primera División, Efraín Velarde; dos vienen desde Brasil, Higor Meritao y Rogério de Oliveira; un ecuatoriano proveniente de la liga de Perú, Washington Corozo, y un portero con experiencia en la Liga de Expansión, Octavio Paz.

Con esto, Andrés Lillini deberá fortalecer la base del plantel que terminó como la peor ofensiva del Guardianes 2021 y aspirar, mínimo, a la Liguilla.

“Se ha disparado mucho el tema de los recursos de otros clubes, pero no debemos enfocarnos en eso, porque en la cancha somos once contra once. No hay que pensar en la parte económica, sino en la unión para competir”, dijo Velarde, volvió tras siete años fuera.

“Me siento con la misma ilusión de cuando era niño, con ganas de trascender, aportar mi experiencia, a competir y trabajar de la mejor manera. Transmitir lo que significa Pumas”, añadió el excapitán auriazul, de 35 años de edad.

Con la vara alta

Los brasileños Higor Meritao y José Rogério de Oliveira pisaron Cantera, con la etiqueta de anónimos, pero con una inmensa ilusión de destacar en Pumas como algunos de sus compatriotas.

En la memoria de los aficionados auriazules, regresan nombres como Evanivaldo Castro Silva ‘Cabinho’, Ricardo ‘Tuca’ Ferretti, Leandro Augusto y Ailton Da Silva, como los brasileños más destacados, todos campeones.

“En Brasil, Pumas es considerado como un gigante. Siempre merece estar en un lugar alto, pueden estar seguros de que vamos a dejar intensidad”, comentó Meritao, quien se desempeña como volante interior o de contención.

“Venimos con muchas ganas de vencer, a defender el equipo y a pelear por títulos. Tenemos nuestra historia y no podemos decepcionar”, añadió Rogerio, extremo por ambos costados de la cancha.

“Muchos no nos conocen, pero no vamos a defraudar a la afición, venimos con la idea de grabar nuestros nombres en la historia. Por eso insistimos en pelear para poner a Pumas entre los primeros lugares”, añadió Meritao.

El ecuatoriano Corozo es un extremo que puede jugar por ambas bandas, y, a sus 22 años de edad, firmó con los Pumas, proveniente del Sporting Cristal, con “expectativas altas, tras un buen torneo en Perú y vengo hacer las cosas bien en México”, prometió. En 42 partidos disputados con su último club, anotó nueve goles y dio 16 asistencias.

Paz, llegó como tercero en su posición, aunque puede comenzar el torneo como segundo, sentado en el banquillo, debido a que Alfredo Talavera estará en Copa Oro y Julio González sería el titular.

Cinco refuerzos, contratados con base en las solicitudes de Lillini –según dijo Chucho Ramírez–. Sin mucho presupuesto, las ilusiones de los Pumas son altas, como hace un año, cuando se quedaron sin timonel y sorprendieron al llegar hasta la final.