Manuel Arriaga

Pénjamo/ Abasolo.- Hace ya más de 10 años, dos puentes vehiculares comenzaron a construirse sobre la carretera federal Pénjamo-Abasolo en dos cruceros peligrosos, sin embargo, las construcciones nunca fueron terminadas y desde entonces sólo son parte de las obras inacabadas del gobierno federal.

El delegado de Estación Corralejo, aseguró que las obras son necesarias porque disminuirían el número de accidentes, sin embargo la Secretaría de Comunicaciones y Transportes no ha informado si los proyectos serán retomados.

Los puentes se ubican en el kilómetro 32 y 42 de la carretera federal 1110 (antes 90) justo en los entronques que conducen al municipio de José Sixto Verduzco (en Abasolo) y en el que conduce a Cuerámaro vía Corralejo de Hidalgo (en Pénjamo).

Las construcciones que iniciaron hace ya más de 10 años quedaron inconclusas, fueron levantados los muros y pilares de soporte verticales y colocadas algunas “ballenas” de varias decenas de toneladas de peso, incluso, a la orilla de la carretera fueron olvidadas varias lozas de concreto que formarían parte de los muros de contención de la obra. Los dos cruceros donde se ubican las “ruinas modernas” registra un alto índice de accidentes, así lo confirmó el delegado de la comunidad penjamense de Estación Corralejo, Adolfo Ramírez López, quien aseguró que el puente vehicular localizado en el kilómetro 42 podría salvar vidas.

“El gobierno federal no nos ha dado respuesta de las inquietudes que hemos presentado en varias ocasiones, considero que es tiempo de que esta obra se termine porque no sólo beneficiaría a la gente de Pénjamo, sino a las personas de Cuerámaro, León, Romita y Manuel Doblado que utilizan está vía de comunicación”, aseguró.

Las obras están prácticamente en el olvido y las estructuras se encuentran al aire libre y expuestas a los elementos, presentan ya corrosión y un deterioro significativo.

También lee:

LC