Roberto Lira

Celaya.- En la última semana de noviembre iniciará la obra de reparación de la antigua estación del tren que fuera dañada en un accidente en el mes de mayo, el proyecto tendrá una duración de seis meses aproximadamente y comprenderá la restauración del edificio hasta antes del accidente.

El pasado seis de mayo una góndola del tren descarriló y cayó sobre el edificio histórico derribando parte del muro norte, además fue arrastrado generando daños en gran parte del inmueble, desde entonces la concesionaria a cargo del inmueble proyectó la reparación, misma que debió ser avalada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)  

“El tema de la pandemia nos ha frenado bastante y los procesos que nos llevaban 30 o 60 días se nos han ido hasta 180; hoy ya contamos con una autorización del INAH, en la cual nos permiten los trabajos y esta autorización tiene vigencia de un año. Esperamos arrancar los trabajos en la tercera semana de noviembre ya”, comentó Jorge Peralta Sánchez, gerente de relaciones gubernamentales de Ferromex y Ferrosur.

Asimismo, detalló que el proyecto de reparación contempla solo la restauración del edificio a como estaba antes del accidente, así como para mejorar tuberías y sistema eléctrico, siguiendo las normativas del INAH, sin embargo, señaló que el costo de la obra no está definido, pero se tiene presupuesto abierto para cubrir lo que cueste la reparación, pero aseguró que constará más de cinco millones de pesos.

“El monto va a ser lo que cueste, es una obra distinta, no es como cuando nosotros queremos construir unas oficinas, es más bien un trabajo casi artesanal por así decirlo, por los materiales que lleva, la reclasificación de las piedras, de las ventanas, de todos los materiales para reutilizar, entonces no les puedo decir cuánto va a costar exactamente sino más bien nos abrieron un presupuesto para pagar lo que cueste”, comentó Peralta Sánchez.

En cuanto al tiempo de ejecución, señaló que la autorización que se dio por parte del INAH tiene vigencia de un año, pero la obra se plantea llevarla a cabo en unos seis meses y estará supervisada por el INAH, que también deberá dar un aviso de satisfacción al terminarse los trabajos.

Posteriormente, la estación seguirá siendo utilizada como hasta antes del accidente; para el resguardo de materiales que se usan en las vías, oficinas y sanitarios.

El gerente de relaciones gubernamentales de Ferromex informó también que derivado del accidente se generaron sanciones para cuatro personas que estuvieron involucrados en el mismo, así como en la toma de decisión de arrastrar el vagón generando más daño al inmueble. Las sanciones fueron administrativas y económicas.