Lourdes Vázquez

Guanajuato.- A través de una iniciativa del Grupo Parlamentario del PVEM se busca reformar la Ley Orgánica Municipal para incluir una nueva causal para establecer la revocación de mandato a los presidentes municipales cuando por acto u omisión en el cumplimiento de sus funciones, en materia de seguridad pública, altere seriamente el orden público, la tranquilidad y paz social de sus habitantes.

Durante el análisis de la iniciativa en una mesa de trabajo de la comisión de Asuntos Municipales, el asesor del Grupo Parlamentario del PVEM Oscar Borja Barroso recordó que dicha propuesta surgió luego de que en noviembre del 2019 un grupo de ciudadanos celayenses acudieron al Congreso del Estado para solicitar la revocación de mandato en contra de la alcaldesa Elvira Paniagua Rodríguez, pero por cuestiones de carácter procesal no procedió su petición.

“En ese momento de incertidumbre y miedo de los habitantes no se tomaron, no se ejercieron acciones que ayudaran a generar paz en el municipio, lo cual constituyó en una omisión en su actuar, es decir, se reflejó en una acción contraria a las disposiciones que regulan sus facultades”.

Refirió que la propuesta no pretende instaurar el tema de revocación de mandato como un término de participación social porque, a pesar de que hay sistemas que así lo prevén, a nivel federal o local precisan los requisitos y supuestos para llevarlos a cabo.

En torno a la propuesta, la asesora del Grupo Parlamentario del PRI Claudia Torres señaló que de establecerse en la ley una nueva causal de revocación de mandato, no se estaría resolviendo el problema de seguridad, esto, vinculando a lo que se establece en la exposición de motivos de la iniciativa.

No obstante, la postura del Grupo Parlamentario del PAN fue que esta iniciativa no sería viable y no propone nada nuevo en virtud de que ya se cuenta con las herramientas para solicitar la revocación de mandato.

ndr