San Miguel de Allende, Gto. – Comprometido con la salud y la vida de los sanmiguelenses, el presidente municipal, Luis Alberto Villarreal García, mostró su determinación por reactivar la economía en el municipio de una forma segura; consciente de que los estragos por la contingencia podían ser mayores.

Por ello, junto con los sectores económicos más importantes, se creó el certificado municipal “Primero la Salud”, indispensable para salvaguardar la integridad de todos al tener que cumplir con protocolos establecidos por el Ayuntamiento para reaperturar de forma segura los pequeños negocios.

De la mano de la sociedad civil y los sectores productivos y económicos se realizaron más de 80 acciones a favor de la salud, la economía y el bienestar de la gente.

Siguen operando los filtros carreteros, arcos sanitizantes y el Ejército de Sanitización que, desde el inicio de la contingencia están al pie del cañón como un acto de solidaridad y compromiso por amor a San Miguel, municipio que, además, destacó por ser referente en aplicar la obligatoriedad del uso de cubrebocas en espacios públicos como medida preventiva fundamental para evitar riesgos de contagios.

Asimismo, gracias al cumplimiento de los estándares internacionales de higiene y las medidas anticipadas para prevenir la propagación de coronavirus, la ciudad recibió el Sello de Viaje Seguro “Travel Safety Stamp”, otorgado por el Consejo Mundial del Viaje y el Turismo (WTTC).

Desde el 2 de julio, San Miguel de Allende está acreditado con este nombramiento, lo que permitió la reactivación paulatina de algunos establecimientos, entre ellos los hoteles a partir del 15 de julio, mismos que son una fuente importante de generación de empleos y economía para la población sanmiguelense.

Además, con este sello, la organización internacional reconoció la ejemplaridad y los esfuerzos del municipio en la adopción de medidas para proteger la salud de los viajeros, gracias a la implementación de protocolos estrictos de sanitización y medidas de higiene en todos sus establecimientos y servicios turísticos.

Así, la ciudad se convertiría en el primer destino turístico sin playa, en toda América Latina en recibir la certificación internacional.

De manera incansable, municipio y sociedad civil unieron esfuerzos para llevar apoyos alimenticios y económicos a la población más vulnerable, para hacerles ver que no están solos en tiempos difíciles. De esta forma, el presidente municipal reitera que, “San Miguel está imparable como su corazón” y que, gracias al trabajo en equipo, se pueden lograr grandes cosas.