Cuentan los sepultureros que los muertos a los veinte días truenan en el ataúd, echan como un último quejido. Algo así le pasa al Revolucionario Institucional.

Del histórico PRI solo quedan estertores. Casi terminó de extinguirse aquella militancia férrea y leal que le daba su voto ciegamente como si con ello realizara un acto patriótico. Las generaciones que en los años treinta del siglo pasado fueron beneficiarias, por ejemplo, de la repartición de tierras cuando el agrarismo, conformaron en la Sierra Gorda y sus inmediaciones una de sus bases sociales principales. Pero esos hombres y mujeres, que a esta fecha estarían cumpliendo cien o más años de vida, ya se nos adelantaron, y en sus descendientes está diluyéndose esa fidelidad.

 Todavía hasta hace poco parecía que tenía reductos como Xichú con un núcleo inamovible, pero este 2021 se le fueron masivamente al PRD. En Atarjea, desde tiempo atrás sus fieles emigraron al PAN y a otros partidos, en Doctor Mora esta elección confirmó el tamaño de su colapso. En Iturbide, tiene tiempo que su presencia ya es testimonial. Sierra adentro solo en algunos municipios pequeños como Victoria o Tierra Blanca enseño cierto músculo, mención especial merece Santa Catarina, porque ahí doña Petra Barrera, la candidata a la alcaldía mostró tablas para la grilla, y dio prueba de que en su pueblo es la única lideresa opositora todavía con arraigo. Esta exdiputada federal confirmó que es de los pocos priistas del rumbo vigentes. Quizás por esas prendas desde la cúpula estatal le otorgan funciones de operadora en toda la región

 De los ocho ayuntamientos el PRI solo encabezará uno. En tres no tendrá representación en el cabildo, y de 66 regidurías de todo el distrito, solo tendrá 13 lugares. En la diputación local (fue en coalición y le dejó mano al PRD) lo más destacado es que llevando de candidato al hijo del diputado Isidoro Bazaldúa, un muchacho al que nadie vio en campaña, obtuvo el 25% de los votos superando incluso a Morena y sólo a cinco puntos del ganador. Aunque en términos de preferencias partidistas ese resultado es una ficción, porque en realidad se trató de un voto inercial jaloneado por el resultado en la elección de Ayuntamiento en San Luis de la Paz.

Respirar con método ‘chino’…

Si para el análisis de cómo le fue al PRI en el noreste se quita a San Luis de la Paz, estaríamos hablando de que recibió una vapuleada igual o peor que la experimentada por Morena, pues en el global de los siete municipios restantes solo obtuvo 7 mil 53 de un total de 70 mil 664 votos emitidos. Es decir, de cada 100 personas, 90 lo rechazaron.

Es indudable que fue en tierra ludovicence donde recibió una bocanada de oxígeno. Aunque esa respiración boca a boca al tricolor moribundo tiene también un rasgo artificial, pues es muy posible que se haya fraguado en lo oscurito desde antes de la elección. Y es que en la política pasa seguido como cuando se colude gobierno y delincuencia, un modo de ‘ayudarse’ es dejando el camino libre.

Aun con esa reserva respecto a cómo se dieron los pactos entre el PAN y el PRI desde las alturas de Diego Sinhue y Miguel Márquez, eso junto a la eficaz mercadotecnia del candidato tricolor, lo cierto es que Gerardo Sánchez se consolida como el priista más posicionado en el Distrito 02, y no es porque haya sido muy eficaz en la administración pública, el resultado no puede considerarse un referéndum a su trabajo los últimos tres años pues tan solo por las altas cifras de violencia un electorado más responsable hubiera favorecido otras opciones, pero la de San Luis de la Paz es una sociedad pasiva, desmovilizada, y tratándose de quien los gobierne todo indica que en esta época prefieren al más hábil escénicamente y al que les ofrece mejor show en lugar de otros actores más aburridos de esa misma teatralidad política. Para instalarse en el poder el ‘Chino’ ha sabido aprovechar muy bien esa circunstancia.

Del barrio a los privilegios del poder…

Cercano el día de la elección, en corrillos políticos no se descartaba que la tradición panista del municipio y su voto duro dieran la sorpresa, eso sumado a que la conocida retórica -abundante en subterfugios- del ahora alcalde electo no lo libró cabalmente de una serie de acusaciones que aparecieron en el último tramo de campaña, por ejemplo, la que lo involucraba en la compra de unos terrenos cercanos al cuartel de la Guardia Nacional, operación que realizó junto a otros de sus allegados. Sus adversarios abarataron esos argumentos y les restaron eficacia política llevándolos a la arena pública desde el anonimato y con formas muy rupestres propias de grilla pueblerina.

Aunque lo sacudieron, esos traspiés no alcanzaron a tumbarlo, y el domingo 6 de junio todavía no avanzaba la noche cuando se despejó la incertidumbre. En la casa de campaña de Gerardo Sánchez había caras sonrientes y aplausos al momento que en una pantalla de televisión se proyectaban los números de cada casilla en recuadros de Excel que hacían el comparativo entre 2018 y 2021. Mientras tanto, ahí mismo su mamá con el rostro emocionado preparaba café de olla.

Ya se verá hacia donde siguen tirando los afanes de este que es el único político del noreste que le está dando dividendos electorales al PRI. Por lo pronto, aquel ‘Chino’ que según su propio relato lavaba camiones, barría la central y repartía donas, ahora está en la cresta de la ola y se traslada hasta con guardaespaldas.

Un día reciente se le vio descender de una camioneta y se introdujo a un establecimiento. Sus ayudantes esperaron afuera en actitud alerta, cuando salió con lo que parecía un café en la mano, el escolta se apresuró a abrirle y a cerrarle la puerta del vehículo, al modo de quien servil atiende al ‘jefe’. Cosas del poder y sus fantasías…