Fernando Velázquez

Guanajuato.- La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en León prevé que durante diciembre sus ventas disminuyan al menos 70% en relación con el mismo mes del año pasado, aunque se mantiene latente el riesgo de regresar a semáforo rojo y con ello, el quiebre de muchos de sus afiliados.

La presidenta del organismo, Helen Anaya, indicó que por ahora se mantiene la organización de pocos eventos sociales programados para diciembre, con aforos que oscilan entre las 20 y 50 personas, con los cuales podrán cubrirse los gastos mínimos de operación.

Reconoció que si para esas fechas el semáforo de reactivación retrocede a rojo, es muy probable que cerca de 250 restaurantes cierren en León, mientras que a nivel estatal la cifra pueda llegar a los 3 mil 500. “Ya no estamos en las mismas condiciones que tuvimos en el primer cierre, ya las empresas están muy frágiles, tenemos pasivos importantes que pagar, tenemos créditos que cubrir a partir de marzo del año que viene porque de Fondos Guanajuato nos dieron un poco de oxígeno y lo agradecemos, pero de alguna manera son compromisos que tenemos que cubrir”, declaró.

AC