Jessica de la Cruz

León.- Elías, oriundo de Paracho, Michoacán, ha trabajado desde hace más de 50 años en la reparación y fabricación de guitarras. Él llegó hace nueve años a León, y pese a que su negocio no es de primera necesidad, sus clientes lo siguen buscando durante la contingencia sanitaria. En su opinión, “mientras exista el arte la gente continuará disfrutando y no podrá parar la industria”.

El negocio de guitarras de Elías se encuentra en la calle 27 de Septiembre, ahí en Barrio Arriba. Pese a que su establecimiento se tuvo que enfrentar al primer cierre por la pandemia de la Covid-19, a mediados de año, sólo fueron ciertos días porque no es un negocio que tenga una demanda masiva por parte de la sociedad.

Relató que en su pueblo natal él aprendió a hacer guitarras de pequeño tamaño, siendo el primero de estos el que hizo con tan sólo nueve años de edad. Con el paso del tiempo, la demanda de fabricar guitarras incrementó y la paga ya no era la misma, por lo que comenzó a buscar nuevas oportunidades.

Unos años más tarde, una persona le preguntó si sabía reparar guitarras, y aunque él se especializaba en la fabricación, respondió que estaba dispuesto a aprender a hacerlo, y así comenzó su camino laboral en la reparación de este instrumento.

Pese a los años que tiene con los instrumentos, nunca aprendió a tocar la guitarra.

Tras permanecer durante muchos años en su tierra natal, Elías se vio en la necesidad de migrar a otras ciudades, y hace nueve años llegó a León porque en Paracho su trabajo valía poco y había muchas personas que ya sabían hacer o reparar guitarras. Entonces buscó otra ciudad en donde su profesión no tuviera tanta demanda.

A lo largo de estos años, ha podido reparar instrumentos de todo tipo, desde los más básicos hasta algunos de marcas prestigiosas con un alto valor en el mercado. También ha aprendido a identificar cuando los clientes le intentan “vender gato por liebre”, porque le ofrecen una guitarra a un precio muy elevado, cuando es de mala calidad.

ndr