Ricardo Ortiz

Irapuato.- Irapuato no adquirió deuda aún y cuando su capacidad financiera le permitía acceder a créditos de hasta 700 millones de pesos, señaló el alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez al asegurar que una vez que deje la administración no se le va a deber nada a nadie, más que la deuda que arrastra Irapuato desde hace casi 10 años.

Aclaró que el préstamo que realizó la Japami al Municipio de 103 millones de pesos, ya fue reintegrado al organismo operador del agua de manera íntegra por lo que cuenta con finanzas sanas, pues se hizo un pago a través de depósitos y cheques, y no con programas o algún tipo de compensación.

Indicó que la deuda pública que se tenía en el 2014 era de 461 millones de pesos y hasta el momento el adeudo oscila en 257 millones de pesos, la cual indició es manejable por un municipio como Irapuato, que cuenta con una calificación triple AAA por la calificadora Fitch Ratings que es la más alta otorgada, siendo los únicos en el estado con esta puntuación.

Compartió que ya se tiene reservado el dinero para que la siguiente administración pague los sueldos y aguinaldos de los trabajadores hasta el cierre del año, y se tiene apartado el dinero para el pago de las obras que se tienen en proceso para su cierre, sólo está pendiente aquellos gastos que como en toda administración se pagan de forma periódica.

Ricardo Ortiz comentó que, pese a que esta administración se enfrentó a recortes presupuestales y la crisis de la pandemia, no se accedió a ningún endeudamiento y se pudo avanzar en los proyectos y cumplir con el Plan de Gobierno.

EZ