Jazmín Castro

León.- Las presas de la ciudad zapatera se encuentran entre un 85 y 100% de su capacidad derivado de las lluvias que se han registrado.

Y para los ciudadanos esto puede ser un suplicio o un beneficio dependiendo el uso que le quieran dar al agua.

En Alfaro los conductores se quejan porque el río de la zona se encuentra con varios centímetros arriba, lo que representa un riesgo para sus vehículos de que se queden varados o se dañen, pero en esta zona de la ciudad es un paso forzoso para los que quieran ingresar a las colonias aledañas, por lo que se adentran al cauce del río a su suerte.

Pero no todos los ven desde una óptica fatalista, pues niños toman como zona de esparcimiento y se meten al agua que arrastra todo tipo de ramas y basura, pero que para ellos representa un momento de diversión.

Por otro lado, mujeres de la zona aprovechan para lavar a la ‘antigüita’ y se van a las piedras cercanas a la corriente para lavar y tender en los mismos árboles de la zona.

Mientras que, en Otates llegaron algunos visitantes para ver la inmensidad de la presa que ya está a poco de llegar a su máxima capacidad, y pese al riesgo que pudiera representar para los pocos visitantes no hay elementos de Protección Civil (PC) que impidan el paso como en otras fechas.

Por su parte el director de PC, Crescencio Sánchez Abundis, informó que la presa del Palote donde se ha rebasado su capacidad, mantiene un desfogue de 40 centímetros lo que representa que por el Malecón del Río se vierta de manera normal:

“En todas las presas se mantiene el vertedero de manera normal y se mantiene el monitoreo para no dejarlas que se eleven y que después se haga un desfogue de manera súbita afectando a las familias”, expresó.

En Guanajuato llegaron al 100%

Foto: Especial

Las presas de la ciudad ya están al 100% de su capacidad. Sin embargo, no representan un riesgo en este momento, en virtud que los vertederos están abiertos. Así lo informó el secretario de Seguridad Ciudadana, Samuel Ugalde García, luego que por la mañana se llevó a cabo un recorrido por todos los embalses.

El funcionario municipal manifestó que las lluvias intensas registradas en la capital permitieron que las presas El Realejo —ubicada en Mineral de la Luz—, Peralillo —en la Sierra de Santa Rosa—, Peregrina y la presa de El Conejo —en el Mineral del Cedro— hayan alcanzado su máxima capacidad; al igual que La Soledad, La Esperanza y Mata que abastecen a la ciudad.

Ugalde reiteró que por el momento se descartan riesgos, no obstante, el monitoreo a los embalses continuará en virtud de los pronósticos sobre que continuarán las lluvias al menos hasta octubre