Cuca Domínguez

Salamanca.- Habitantes de la zona norte del municipio han externado su preocupación de ante la temporada vacacional, las familias acudan al área natural protegida del Temascatio, sin que exista el control necesario para que los visitantes no afecten la flora y la fauna del lugar, además de dejar su basura por todos lados.

Lugareños de El Estanco destacaron que actualmente el río lleva muy poca agua, ya que las lluvias no han sido suficientes para aumentar el caudal, razón por la cual quizás las familias no han ido con frecuencia en días de campo.

“Nosotros no estamos en contra, pero que haya control, que se lleven su basura, que respeten la flora y la fauna, porque trastocan el diario vivir de las personas en la zona, porque luego hay algunos que solo vienen a ingerir alcohol y poner la música a todo volumen y eso no es lo ideal”, destacó un vecino de la zona.

El área natural protegida del Temascatio como se le conoce tiene dos presas: la de Huaricho y la de San José de Mendoza, que sí han acumulado algo de agua, pero no como se esperaba, ya que otros años, para estas fechas, el agua ya se desbordaba. Sin embargo en esta zona ya han estado comercializando, e incluso han colocado palapas a donde acude la gente para pasar un día de esparcimiento, en esta zona sí hay gente que cuida el lugar, no como en la orilla del río.

Los vecinos de las comunidades aledañas al río Temascatio, señalan que conocen la existencia de un comité del área natural protegida, que son los que están trabajando en el tema, pero aseguran que hace falta que la autoridad municipal comience a realizar recorridos, sobretodo los fines de semana para mantener el control en la zona.

La cuenca alta del río Temascatio, decretada área natural protegida en junio del año 2000, tiene una extensión de 17 mil 432 hectáreas. Se ubica en la zona centro del Estado de Guanajuato, a 20 km al Norte de la ciudad de Salamanca, cerca de los poblados de Cárdenas y San José de Mendoza, colindando al Norte con el Cerro Misterio del Chorro y al Sur con los Cerros Las Coloradas, El Picacho y las Cerquillas.

No son los únicos que luchan con la contaminación

En Salamanca, el tema de la contaminación es uno con el que los habitantes de todas las partes del municipio tienen que luchar diariamente. Casos de desechos y emisiones mal controladas aparecen con frecuencia, los cuales a su vez derivan en problemas mayores o en riesgos de salud para la población cercana.

Fue el 27 de mayo cuando Correo publicó la denuncia que realizaban habitantes de Valtierrilla por la presunta descarga ilegal de desechos en le río Laja, lo cual ya estaba produciendo problemas de salud entre los locales. Al día siguiente la planta de tratamiento de agua, presunta responsable, fue clausurada, sin embargo, esto duró poco y la planta volvió a funcionar de manera normal sin que el problema se resolviera.

Mientras tanto el problema que existe en Tekchem a donde ladrones y pepenadores continúan ingresando para robar el fierro viejo contaminado tampoco ha tenido solución, en las bardas del predio donde se almacena el peligroso material se siguen abriendo boquetes para ingresar y conseguir unos pesos a costa de arriesgar su salud y su vida.

Los titulares que siguen apareciendo para denunciar este tipo de casos nunca son aislados y rara vez son nuevos, se trata de reincidencias o nuevos casos de un viejo problema. La refinería “Ing. Antonio M. Amor” de Pemex es un ejemplo de esto pues cada cierto tiempo libera toxinas en el ambiente, muchas veces ante un mal funcionamiento.

El caso más reciente es el del relleno sanitario de Salamanca que continúa dando problemas a ejidatarios y habitantes de la zona, pese a denunciar el problema desde hace tres años, la situación no ha tenido fin y el pasado 14 de julio un montón de basura se desprendió de la montaña principal y bloqueó el camino que conduce a varias comunidades de la zona, sin embargo, cuando apenas se ponía una solución a esto, los afectados denunciaron que escurrimientos de vísceras de animales arrojadas en el lugar, han llegado hasta las parcelas cercanas.

LC