Nayeli García

Irapuato.- El obispo Enrique Díaz consideró preocupante que el presupuesto no atienda las prioridades de una nación y su ejecución quede a  discreción de una persona.

Ante el recorte Federal de casi 7 mil millones de pesos al Gobierno del Estado para la ejecución de obras públicas y otros programas como el Fondo para el Fortalecimiento de la Seguridad (Fortaseg), el obispo reprochó que no se atiendan las necesidades prioritarias del país, sólo por quedar bien con el pueblo y temas electorales.

“Parece que interesara más el quedar bien con el pueblo que atender a las necesidades y que una verdadera planeación”, dijo.

Compartió que en la pasada reunión de obispos, tuvieron la oportunidad de platicar con personas cercanas a la distribución de los recursos y hablaba de muchos recursos a la educación, a la salud y otros programas que serán canalizados a obras faraónicas y a discreción de una sola persona, que está optando por proyectos personales.

“Creo que sí debemos tener cuidado y que nunca estaremos de acuerdo en que sólo sea para motivos electorales, a veces, para hacer sentir la necesidad de una persona o de un partido y que no se dé este presupuesto para atender todas las necesidades como educación en todas sus fases, como salud en todas sus fases, desde las vacunas y había esa insistencia”, opinó.

Te podría intersar:

SZ