VA DE NUEVO. Y a la vuelta de tres meses, Guanajuato vuelve a enfrentar una situación compleja provocada por la nueva oleada de contagios por Covid-19 que ya hace reaccionar a las autoridades en un tema extremo: la reconversión hospitalaria.

LO QUE VIENE. Y es que el dato más preocupante que ofreció ayer el gobierno estatal fue el exhorto de la secretaría de Salud que pidió a los hospitales del estado afinar planes de expansión en sus instituciones para áreas Covid-19.

LA OTRA CARA. El problema es que los contagios siguen al alza y en menos de 100 días, la entidad pasó de vivir un remanso en la pandemia con ocupaciones inferiores al 20%, incluso en hospitalización general, a tenerla ahora en un promedio de 60%, lo que indica que en algunos nosocomios la ocupación es cercana a su capacidad instalada.

RESPIRO. En un abrir y cerrar de ojos, Guanajuato ingreso nuevamente al top de los estados más afectados por la pandemia. Justo cuando el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo recibe un inusitado reconocimiento del gobierno federal por su sistema de salud estatal que fue de los pocos que no se sumó al Instituto de Salud para el Bienestar.

CLARO. Un reconocimiento que habrá que calibrar adecuadamente porque es un triunfo para el gobierno dieguista quien pese a las críticas y cuestionamientos de legisladores y del propio presidente, supo aguantar vara y demostrar que no se equivocó al no entregar su sistema de salud al INSABI.

DOS CARAS. Porque así como hay pocos argumentos estadísticos para defender la reacción de la autoridad estatal ante la embestida de grupos criminales en estos dos años de gobierno, el avance es significativo en asuntos de salud y hoy no se pueden regatear las notas altas que alcanza ese desempeño.

LA OTRA PARTE. La pandemia ha puesto a prueba un sistema que ha respondido adecuadamente. Ayer, el presidente López Obrador habló de que recibió un sistema de salud devastado por la corrupción. No es el caso guanajuatense.

EL RETORNO. Y es toda una paradoja que, justo ahora que recibe este reconocimiento, la autoridad estatal parezca retar esta segunda oleada con la insistencia para realizar un evento como la Feria de León que es un hecho, será diferida un mes aproximadamente.

MÁS VALE. Pero siempre, en el caso de la Feria y de cualquier evento masivo, hay que encorchetar el anuncio de la fecha, con la leyenda: si las condiciones lo permiten.

COMO VA. Así aplica para febrero. Al grito de “no vamos a detener la economía”, se aguanta al máximo la decisión de la Feria. En redes surgen los reclamos y los cuestionamientos, pero no hay marcha atrás.

NORMAL. El gobernador Diego Sinhue, quien dijo ser respetuoso de la autonomía del Ayuntamiento de León, ya tiró línea para que en León se siga estirando la liga al máximo.

LA AUTOPISTA ETERNA

DIRECTO. Y entre las cosas que uno no entiende de la relación entre los gobiernos estatal y federal es esta ironía o queja que lanzó ayer el gobernador Diego Sinhue porque el gobierno federal incluyó la autopista Silao-San Miguel de Allende en un bloque de obras de vialidad importante a realizar en 2021.

MUY POQUITO. Pero en Palacio de gobierno del estado creen que en Palacio Nacional le echaron mucha crema a sus tacos con eso de anunciar que la autopista Silao-San Miguel de Allende está incluida entre los macroproyectos  a concretar el año siguiente.

REVIRE. Y si bien es cierto, en el documento de la 4T dice claramente que el promotor es el gobierno estatal, el absurdo viene cuando Diego Sinhue dice que nomás está a la espera de que el gobierno federal libere un documento para que la concesión la tenga el estatal. Que no es cuestión de dinero, sino de voluntad.

PLEGARIA. Y a rezar para que ahora sí, por fin se logre arrancar esa obra pendiente y pospuesta desde hace varios años.

LA DEL ESTRIBO…

Dicen las malas lenguas que en tema de las listas de cumplimiento de paridad de género de Morena, ya se libra una batalla interna para impugnar el documento que el diputado Ernesto Prieto empujó el domingo pasado para que sustituyera al que había enviado un día antes Alma Alcaraz.

El IEEG es el que analiza en estos días todas las gráficas de paridad que le enviaron para saber si jurídicamente lo que proponen, se apega a la ley electoral. Así que, quietos todos: ya viene el fallo final. ¿Arderá Troya?

ISMAEL PLASCENCIA: NO SIEMPRE HAY SEGUNDAS OPORTUNIDADES

Hay empresarios cuya labor se vuelve útil para el partido político gobernante y uno de ellos es sin duda, Ismael Plascencia Núñez, un empresario leonés, curtidor de origen, que mutó al sector inmobiliario de forma exitosa y logró una trayectoria interesante que lo llegó a colocar en las grandes ligas empresariales.

Pero en ese trayecto, una cosa le falta a Plascencia Núñez quien también incursionó en el negocio del futbol en sociedad con Valente Aguirre Meza: entrar a la política partidista.

El problema es que cuando pudo, no quiso y recientemente, las malas lenguas dicen que quiso pero no hubo de piña. Y justo hace 6 años se daba el lujo de decirle que no a Acción Nacional.

El empresario inmobiliario leonés Ismael Plascencia Nuñez no aceptó ser candidato a diputado federal por el PAN como soñaban algunos azules. El polémico exlíder de la Cicur y de Concamin solo dijo: “no, gracias” a la invitación que le formuló este partido para ser postulado en 2015.

Empresario entrón, ave de tempestades y que no se anda por las ramas para decir lo que piensa, no quiso dar su brazo a torcer tampoco en esta ocasión. Y tal parece que no fue su reciente pleito legal con Valente Aguirre que llegó a niveles de escándalo el impedimento; el empresario leonés prefiere seguir en la trinchera empresarial aunque ya hizo alguna intentona de ser tomado en cuenta..

Plascencia Núñez regresó hace años a Guanajuato para ser el presidente de la Canadevi Guanajuato justo cuando el barbarismo era gobierno en León

Entre 2012 y 2015, fue un feroz crítico de los usos y costumbres del gobierno municipa de Bárbara Botellol. Se enfrentó al director de Desarrollo Urbano Oscar Pons y al influyente síndico del Ayuntamiento Eugenio Martínez Vega.

Pero en el siguiente trienio, ya con Héctor López como alcalde se convirtió en un manso cordero.

En retrospectiva, hoy queda muy clarito que el PAN finalmente busca empresarios afines, ya para sumar ciudadanos sin partido a sus filas o también para cultivarlos e impulsarlos y asegurarse que si bien, esos empresarios no aceptan ser postulados por el PAN, por lo menos vuelven al sector empresarial con una visión más edulcorada. Los contrapesos también se vuelven “light”.

A algunos como Plascencia Núñez primero se dan el lujo de rechazar invitaciones a candidaturas y después piden pan y no les dan.

DIEGO SINHUE, SALAMANCA Y CELAYA: LA AFINIDAD PARTIDISTA

¿Cuál es la diferencia entre una alcaldesa valiente y una que encabeza un mal gobierno en Guanajuato aunque ambas tengan malos resultados en materia de seguridad? La pertenencia partidista.

Por lo menos así lo hizo patente ayer el gobernador Diego Sinhue durante su intervención en la última reunión del Consejo Estatal de Seguridad de este 2020 cuando permitió que, a nombre de los alcaldes y alcaldesas del estado, hablara la de Celaya, Elvira Paniagua.

Hace unos días, en un evento en Valle de Santiago, no tuvo empacho en decir que en Salamanca, donde gobierna Beatriz Hernández Cruz, sus ciudadanos padecían un mal gobierno y que su gobierno trabajaría para mejorar la situación.

Y ayer, en su intervención, tras el discurso de la alcaldesa celayense, solo tuvo elogios para ella. Dijo que la felicitaba por los grandes esfuerzos presupuestales que estaba realizando y por su valentía para encabezar el gobierno en estas circunstancias.

Lo que hace pertenecer o no al partido gobernante o mejor dicho, no hacer olas como Paniagua y ser beligerante en el discurso y la acción como Hernández Cruz.

En los últimos meses, el mandatario estatal se ha volcado para manifestar de una y mil formas su respaldo a Celaya en diversos rubros, mientras la relación con Salamanca sigue siendo fría y distante.

Claro, hay una corresponsabilidad en la distante relación entre la alcaldesa salmantina y el propio Diego Sinhue. Ambos han abonado para aplicarse la ley del hielo y hoy sólo se viven las consecuencias de las lealtades y el partidismo.

En Celaya, hay operación rescate mientras que en Salamanca, la ley del talión.