Foto: Eduardo Ortega

Nayeli García

Irapuato.- Es preferible perder un día o dos a que el tiempo se nos vaya, fue lo que dijo Gabino, un jubilado de 75 años de edad quien llegó un día antes con su banquito en mano a formarse desde las ocho de la mañana a la Secundaria Oficial de Irapuato con la esperanza de recibir la vacuna que espero durante un año.

Ante el miedo de no alcanzar la vacuna para combatir el coronavirus, la gente empezó a formar en los 12 puntos de la ciudad en donde estarán vacunando de 8 de la mañana a 8 de la noche este viernes en Irapuato.

Y es que nadie dice nada. En la Secundaria Oficial los vecinos de la zona se organizaron para integrar una lista de personas y apartar los lugares con bancos y sillas, y turnarse entre sí para poder cuidar sus lugares y alcanzar alguna de las dosis.

Aunque llegaron desde temprano nadie les dice nada, solo les comentaron que llevaran su credencial de elector y un comprobante de domicilio.

Don Gabino, dijo que él no se va a ir a su casa a dormir, pues no tiene nada más que hacer que esperar a ser vacunado y vivir un poco más, pues teme que al retirarse a descansar pierda su turno, mismo que espera a que sea respetado, pues ninguna autoridad se acercó a informar cómo será el proceso de vacunación.

“Debieron respetar el registro que se tenía”, señaló la gente de la fila, pues algunos con registro federal en mano compartieron que jamás les llamaron para avisar que ya iban a llegar vacunas a Irapuato y cómo sería la organización, de no ser por los medios de comunicación que anunciaron la llegada de las vacunas, se hubieran quedado esperando una llamada que no va a llegar nunca con un folio, que dicen, al final no sirvió de nada.

Un año por la vacuna

En la Deportiva Norte, la ciudadanía decidió organizarse y hacer turnos para la gente que iba llegando así como colocar bancos y silla para esperar su turno, y pese a que la Policía Municipal intentó que regresaran a sus casas, comentaron que ahí se van a quedar pues desde hace un año su vida cambió radicalmente y no van a perder su lugar.

María Luz de 80 años de edad, comerciante de profesión llegó a formarse a la Deportiva Norte desde las 10 de la mañana y a lo largo de tres horas, comentó que la Policía Municipal fue tres veces para tratar de que se fueran a sus casas.

“Me los aparé en seco. Estamos en la vía pública y solo venimos por la vacuna”, comentó y compartió que nadie había salido a decirles cómo será la vacunación a dar turno o bien a organizarlos, por lo que ellos mismos lo hicieron.

“Nos quedamos sin trabajo, somos comerciantes, y se acabó todo el comercio, ahora empezaremos de cero si la vacuna nos lo permite”, compartió María de Luz quien junto con tres señoras más, aseguraron que no perderán su turno, pero si buscaran que alguien las releve para ser de las primeras a las que vacunen.

Aunque las autoridades han pedido a la ciudadanía que no se formen desde un día antes, ya que hay vacunas para suficientes, la gente teme que lleguen de otros municipios u otras edades y les den atención, pues eso pone en riesgo que todos alcancen el biológico.

LC